Por: Michelle Soto 6 abril, 2013

Unos ¢60 millones provenientes del Fondo de Parques Nacionales, constituido por las entradas de los turistas a parques y refugios, se invertirán en patrullajes para detener la caza, pesca y tala ilegal en el Parque Nacional Corcovado y el humedal Térraba-Sierpe, ubicados en península de Osa.

Según Rafael Gutiérrez, director del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), los patrullajes incluyen vigilancia por aire, tierra y mar.

En este sentido, se contará con el apoyo de helicópteros que permitirán observar la afectación del humedal a causa de la sedimentación producto de la expansión agrícola y residencial que se da en la zona.

La viceministra de Ambiente, Ana Lorena Guevara, realizó un sobrevuelo en península de Osa a finales de marzo del año en curso y al respecto comentó: “Sabemos que muchos cazadores ingresan al parque por mar, en embarcaciones que los dejan en la playa y luego se dirigen a la laguna de Corcovado, donde los chanchos de monte beben agua y se vuelven presa fácil; también pudimos observar un campamento de oreros en la cuenca alta del río Claro y otros fuera de los límites del parque”.

De esta manera, los helicópteros permitirán abarcar un área de 42.000 hectáreas terrestres y 5.000 hectáreas marinas del Parque Nacional Corcovado.

El Sinac y la Fuerza Pública realizarán los patrullajes en conjunto, lo que corresponde a la segunda etapa de operativos que tuvieron lugar entre octubre y diciembre del 2012.

“Estamos listos para entrar en cualquier momento, pero no puedo dar una fecha exacta para no alertar”, explicó Gutiérrez.