Vivir

alcanzó a volar, pero no logró inflarse

NASA falla en vuelo de paracaídas supersónico

Actualizado el 10 de junio de 2015 a las 12:00 am

Agencia realiza pruebas con un dispositivo para misiones a Marte

Vivir

NASA falla en vuelo de paracaídas supersónico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vuelo de prueba de paracaídas supersónico de la NASA (JPL/NASA)

Un paracaídas con forma de platillo volador fue diseñado por la NASA para contribuir en futuras misiones a Marte.

No obstante, en su segundo vuelo de prueba, el desacelerador supersónico de baja intensidad (LDSD, por sus siglas en inglés), alcanzó a volar, aunque no logró inflarse.

El fallido experimento se realizó el lunes en aguas del océano Pacífico, frente a la isla hawaiana de Kauai. El fin del vuelo experimental era comprobar el desempeño de un paracaídas diseñado para disminuir la aceleración de un vehículo espacial que viaja a velocidades supersónicas durante su posible ingreso a la atmósfera de Marte.

El desarrollo de la tecnología para descender hasta la superficie del Planeta Rojo sería necesario si algún día, la NASA planea enviar naves espaciales con carga a ese planeta. Según se detalla en el sitio web de la misión LDSD, las condiciones para alcanzar la superficie marciana son muy distintas a las de la Tierra –que tiene una atmósfera densa– o a las de la Luna, cuya atmósfera es muy delgada.

El objetivo del paracaídas supersónico es agilizar el descenso de naves a la superficie de Marte en futuras misiones. | NASA PARA LN
ampliar
El objetivo del paracaídas supersónico es agilizar el descenso de naves a la superficie de Marte en futuras misiones. | NASA PARA LN

“Marte tiene un ambiente complicado pues presenta un punto intermedio: tiene demasiada atmósfera como para permitir que los cohetes por sí mismos depositen vehículos de grandes dimensiones, como se hace en la Luna. Empero, tampoco tiene tanta atmósfera como para que las naves se posen en la superficie directamente desde el espacio con ayuda de paracaídas, como en la Tierra”, dijo la NASA.

Con 33,5 metros de diámetro, el paracaídas LDSD es descrito por la agencia como “el mayor jamás desplegado”, casi dos veces el tamaño del que se utilizó para el descenso de la sonda Curiosity en el 2012, en Marte.

Primero. El primer ensayo de este tipo de tecnología fue en 1976, cuando la NASA envió su misión Vikingo, con dos robots a Marte. Sin embargo, el afán de poder trasladar suministros e incluso enviar astronautas al Planeta Rojo obligó a la agencia a perfeccionar la tecnología.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) hizo la primera prueba con el LDSD el 28 de junio del 2014; en esa ocasión, el paracaídas se rasgó durante el descenso. Entonces, modificó su diseño.

La segunda prueba estaba originalmente prevista para el 2 de junio, pero las condiciones climáticas obligaron a posponerla.

  • Comparta este artículo
Vivir

NASA falla en vuelo de paracaídas supersónico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota