Vivir

La columna

Hablemos de salud, no de enfermedad

Actualizado el 29 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Vivir

Hablemos de salud, no de enfermedad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vladimir Carazo

Médico

Sean bienvenidos a este espacio saludable, en el que podremos conversar sobre diversos temas relacionados con el bien más importante que podemos disfrutar en vida: la salud.

Para que nos entendamos, cada vez que de aquí en adelante mencione esa palabra, me estaré refiriendo a la definición que, en 1948, acuñó la recién fundada Organización Mundial de la Salud (OMS), definición que textualmente dice: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedades o síntomas”.

En otras palabras, significa que la persona se siente cómoda con su cuerpo, sus emociones y con la manera en que trabaja su mente, y satisfecha con la forma en que se lleva con las demás personas y con las situaciones de la vida diaria.

Para ponerlo en tico, diríamos que salud es que la persona se siente pura vida y que en la casa, en el barrio y en el trabajo la consideran una teja.

No es un diagnóstico médico, es un estado que disfruta la persona.

De acuerdo con la segunda parte de la definición de la OMS, el médico puede certificar que en una persona no encuentra datos de enfermedad, pero no está en capacidad de diagnosticar salud, porque esta no es la simple ausencia de enfermedades o síntomas.

Los médicos podemos diagnosticar enfermedades, pero es cada persona la que siente su salud.

Parece saludable no dedicarse a hablar de enfermedades. Sin embargo, estaremos en disposición de responder preguntas, dudas o inquietudes que ustedes tengan relacionadas con padecimientos o enfermedades.

Pero pretendemos que esto no sea el eje central de nuestra conversación.

Conforme pasen los días y nos vayan indicando las respuestas de los lectores –o sus preguntas– a cada artículo que publiquemos, iremos ampliando el concepto de SALUD, hasta que nos demos por satisfechos, porque estamos seguros de que lo comprendimos.

Interesa, esto sí, que aprendamos a crear salud en nosotros mismos, para que luego podamos ayudar a que la obtengan nuestros familiares y otros seres queridos.

Así que, mientras llega la próxima columna, brindemos: ¡Salud!

denuevoenacion@gmail.com

  • Comparta este artículo
Vivir

Hablemos de salud, no de enfermedad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota