Vivir

Disminuya los riesgos, ¡no se quede sentado!

Actualizado el 11 de enero de 2015 a las 12:00 am

Vivir

Disminuya los riesgos, ¡no se quede sentado!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se levanta, se baña, desayuna y sube a su carro. Le espera un viaje en el que sigue sentado; llega a la oficina y pasa sentado hasta el almuerzo, donde camina al comedor y vuelve a sentarse. Al terminar, pasa por los baños y regresa a su silla, donde estará por unas horas más.

Sale del trabajo, se acomoda en el asiento de su vehículo y, ya en casa, ¿qué hace? Posiblemente cena y luego se sienta o se acuesta para mirar televisión.

¿Ya contó cuántas horas pasa sentado mientras está despierto? Ese puede ser un factor que aumente el riesgo de varias enfermedades, dentro de ellas el cáncer de colon y endometrio.

“Después de una hora de estar sentado, se inhibe la acción de ciertas proteínas y otras actividades metabólicas comienzan a decaer. La idea es estar activo para que todo el cuerpo siga trabajando”, explicó José Ramírez, especialista en movimiento humano de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Ramírez defiende la idea de que el las personas deben estar en movimiento constante.

Caminar, aunque sea  por los alrededores de la casa, es una de las actividades que puede realizar para mantenerse activo. |  ARCHIVO
ampliar
Caminar, aunque sea por los alrededores de la casa, es una de las actividades que puede realizar para mantenerse activo. | ARCHIVO

“Si tenemos el ejemplo del ejecutivo que se levanta y va dos horas al gimnasio y luego pasa sentado, y el de un ama de casa que, aunque no se ejercita en gimnasio pasa en labores domésticas; ella es menos sedentaria que él porque el pasa casi todo el día sentado. Eso también cuenta”, resaltó el experto.

“Entonces, si hacemos ejercicio durante una o dos horas no es que tengamos derecho a quedarnos sentados; tenemos que seguirnos moviendo”, añadió.

Una persona no necesita pagar un gimnasio o correr como si fuera en maratón para mantenerse activa.

“Caminar o trotar por el barrio, bailar en la casa, dejar de mandar chats en el trabajo y levantarse y hablar con la persona, subir escaleras y dejar el carro lejos en el parqueo, son algunas prácticas que podemos implementar”, comentó Ramírez.

Ante todo, ¡muévase! Son muchas horas al día las que ya pasa sentado o durmiendo.

  • Comparta este artículo
Vivir

Disminuya los riesgos, ¡no se quede sentado!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota