Director general del canal británico, Tony Hall, asegura que se debe tener una BBC más pequeña y simple.

 2 julio, 2015
Esta fotografía del 2013 muestra un cartel de protesta contra los recortes en la empresa.
Esta fotografía del 2013 muestra un cartel de protesta contra los recortes en la empresa.

Londres

La cadena británica BBC, el medio público de referencia mundial, anunció el jueves la supresión de más de 1.000 empleos porque el cambio de hábitos al mirar la televisión ha provocado una caída de sus ingresos.

La BBC, que tiene a unos 16.600 empleados, se financia con una tarifa que cada hogar paga por tener un aparato de televisión, pero cada vez la gente ve menos programas en directo y lo hace más en dispositivos móviles o el ordenador.

En total, la corporación prevé que ingresará 150 millones de libras menos en el ejercicio 2016-2017 que hace cinco años por esta tarifa que asciende a 145,5 libras anuales (205 euros, 227 dólares).

"A medida que más gente recurre a iPlayer (la plataforma de internet de la BBC), celulares y video en Internet por demanda, el porcentaje de hogares con televisiones está cayendo más rápido de lo previsto", dijo la BBC en su comunicado.

El gobierno conservador de David Cameron, cuyas relaciones con la BBC son cuanto menos tirantes porque la consideran demasiado crítica, resistió a las demandas de la corporación de aumentar el precio, congelado desde hace siete años.

La tarifa es además objeto de críticas de los competidores de la BBC, como Sky, la plataforma de comunicaciones del magnate Rupert Murdoch, que la ven como una fórmula de competencia desleal.

"Debemos tener una BBC más pequeña, más simple", dijo el director general Tony Hall en el comunicado que anunció los despidos.

"Ya recortamos significativamente los costes de gestionar la BBC, pero en tiempos de decisiones difíciles, tenemos que concentrarnos en lo que cuenta de verdad: dar programas excepcionales y contenidos para todas las audiencias", añadió.

La BBC nació en 1922 con la profesionalización de las emisoras de radio y ha crecido hasta tener 10 canales de televisión nacionales, 10 emisoras de radio nacionales, 40 locales, páginas web, un servicio mundial en 27 lenguas y hasta uno meteorológico.

Su historia está indisolublemente asociada a la del país, y su cobertura de grandes acontecimientos como la Segunda Guerra Mundial, desde los bombardeos de Londres al desembarco de Normandía, pasando por la emisión de los discursos de Winston Churchill o el general De Gaulle, cimentaron su reputación mundial.

Pero su modelo tradicional de ingresos se ha visto afectado por los cambios de costumbres y desde 1998 se ha visto obligada a desprenderse del 40% de sus inmuebles para compensar la caída.

También ha despedido a gente. En julio de 2014 ya anunció la supresión de 415 periodistas y antes, en noviembre de 2011, de 2.000 empleos, aunque luego redujo la cifra a 580.

"Pese a los progresos ya realizados, y la realidad de la congelación de la tarifa por siete años, los nuevos desafíos financieros significan que hay que buscar ahorros adicionales", dijo Tony Hall.

El anuncio de los 1.000 despidos coincide con la publicación de un informe del ente regulador de la industria de las comunicaciones, Ofcom, que revela que sólo la mitad de los jóvenes ven televisión en directo.

Según este estudio, solamente la mitad de los jóvenes entre 16 y 24 años miran emisiones en directo coincidiendo con la creciente popularidad de plataformas como Netflix, Amazon Instant Video e incluso la de la BBC, iPlayer, que permite ver todos los programas ya emitidos.