Pérdida invaluable El músico falleció ayer en una clínica alemana, tras varios meses de luchar contra el cáncer de conducto biliar

Por: Gloriana Corrales 21 mayo, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

El rock mundial perdió ayer a una de sus más icónicas figuras: el tecladista Ray Manzarek, quien hace 48 años abrió, de par en par, las puertas al estilo psicodélico.

Cada una de sus notas formó un peldaño para que la legendaria agrupación The Doors llegara hasta la cima, en una carrera que duró apenas ocho años.

The Doors fue una de las bandas de rock más importantes de la década de 1960: vendió más de 100 millones de álbumes en todo el mundo y ganó 19 discos de oro, 14 de platino y cinco discos multiplatino solo en Estados Unidos.

“El teclado de Manzarek es una parte inconfundible del sonido característico de The Doors, ya que aportaba el estilo psicodélico que aupó a este grupo a las listas de grandes éxitos de ventas”, apuntó ayer el diario español El Mundo , al informar sobre su deceso.

La noticia fue divulgada a través de la cuenta oficial de Twitter de The Doors. Según se reveló, el famoso músico falleció a los 74 años en el RoMed Clinic de Rosenheim (Alemania), en compañía de su esposa Dorothy y sus hermanos Rick y James.

Manzarek luchó durante varios meses contra el cáncer de conducto biliar. Sus familiares solicitaron a los fanáticos que, en lugar de enviar flores, donen recursos para la fundación Stand Up To Cancer , iniciativa que promueve investigaciones médicas para hallar nuevos tratamientos contra la enfermedad.

Manzarek fue coautor de temas como Light My Fire , People Are Strange o Riders on the Storm .

Una insignia. El peculiar sonido que las manos de Manzarek lograron impregnar sobre las teclas constituyen hoy una de las mayores influencias para los tecladistas de rock , según Juan Pablo Calvo, quien ejecuta el mismo instrumento en la banda nacional Time’s Forgotten.

“Él llevaba la base rítmica y armónica del grupo. The Doors no tenía bajista, entonces él era el encargado de hacer todo el trabajo del bajo con el órgano. Cumplía un rol vital dentro del sonido de esa época”, explicó Calvo, quien define lo define como un músico “bien particular”.

Manzarek se hacía acompañar por su piano Fender Rhodes. En ocasiones, también tocaba un piano Vox Continental, cuyo sonido se reconoce en la famosa introducción de Light my fire .

“El mundo del rock n’ roll perdió a uno de sus grandes con la muerte de Ray Manzarek”, dijo a Los Angeles Times el presidente del Salón de la Fama del Rock and Roll, Greg Harris. “Manzarek fue fundamental en la formación de uno de los grupos más influyentes, controvertidos y revolucionarios de los años 60”, agregó.