Dos equipos La productora contrató cerca de 200 personas para tener a tiempo el escenario en el que cantará el ex-Beatle

Por: Diego Bosque 30 abril, 2014
Techo. Trabajadores colocaban el techo de la tarima el lunes pasado.R. Pacheco
Techo. Trabajadores colocaban el techo de la tarima el lunes pasado.R. Pacheco

La producción del concierto de Paul McCartney en Costa Rica corre para tener cada uno de los detalles del show a tiempo.

El montaje del escenario, las torres de sonido y pantallas debía iniciar el pasado sábado, pero por el Festival Estudiantil de Artes y la vigilia de canonización de Juan Pablo II, que se extendió hasta la madrugada del domingo, no se pudo.

“Teníamos que empezar el sábado, pero por varias razones no se pudo. Algunas cosas las empezamos a montar a un lado del estadio”, comentó Allan Jiménez, jefe de producción de Ocesa, encargados del espectáculo.

Debido a los atrasos, la producción tuvo que contratar dos equipos de trabajo para operar las 24 horas del día y tener todo listo el próximo 1.° de mayo en la mañana.

“Primero entras con el escenario, luego armas el piso, el techo y las paredes. Este montaje inició el domingo a la medianoche”, agregó Jiménez.

El productor, quien tiene ocho años de experiencia en este tipo de conciertos, indicó que esta situación genera varios problemas.

“Nos afecta económicamente porque tenemos que duplicar gente y eso significa horas extras o más personal”, agregó.

El escenario en el que McCartney complacerá a los ticos es uno de los más grandes que se ha montado en el país. La estructura tiene 72 metros de ancho por 16 de fondo.

El techo del escenario –que tiene una extensión de 25 metros cuadrados– fue traído desde México, porque no había uno con esas dimensiones en el país.

Con respecto al sonido se está usando equipo de amplificación local, más 35 parlantes traídos desde Guatemala para completar el equipo de audio.

Punto alto. De acuerdo con Jiménez, las pantallas de video que serán instaladas en el Estadio Nacional para el evento son lo más llamativo del espectáculo.

“El tamaño de la pantalla no es el de una pantalla habitual de un concierto promedio; ningún show , en este momento, tiene ese tipo de pantallas, por esa razón viaja con McCartney a todos lados... Creeme que ningún show tiene esas pantallas”, comentó.

La tarima tendrá dos pantallas laterales de 7x12 metros y el fondo del escenario contará con una de 20x8 metros.

“Es equipo de alta definición, con lo mejor en tecnología”, dijo.

Para transmitir el recital por el circuito cerrado de televisión, se usarán siete cámaras de video.

Además, viajan con el artista un set de 235 luces y las consolas de control de audio y video.

El equipo que trae el ex-Beatle llegó al país ayer en dos aviones.