Por: Fernando Chaves Espinach 23 mayo, 2014

Este sábado, cuatro talentosos percusionistas ticos residentes en el extranjero se reunirán para rendir homenaje a su primer maestro. Los invitados tocarán con el estadounidense Stuart Marrs en el Teatro Nacional, a las 7 p. m.

Los músicos nacionales son Fernando Meza (Universidad de Minnessotta), Sergio Quesada (timbalista de la Orquesta Sinfónica del Estado de México), Bismarck Fernández (timbalista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica) y Ricardo Alvarado (timbalista de la Orquesta Sinfónica de Venezuela).

“La idea era hacer un puente entre generaciones”, explica Fernández. Por ello, junto con la Banda Sinfónica Juvenil, tocarán el Concierto para cinco percusionistas y ensamble de vientos , del checo Karel Husa, dirigidos por Giancarlo Guerrero.

“El motivo fue celebrar con Stuart el movimiento que ha tenido la percusión en Costa Rica durante todos los años después de que él se fue y que conociera a la nueva generación de percusionistas”, agrega el músico.

“Tres de nosotros estudiamos en la misma universidad de Estados Unidos después de salir de Costa Rica, y nuestro profesor allá fue quien comisionó la pieza”, explica Meza sobre la selección.

Marrs fundó la Nueva Escuela de Percusión en Costa Rica y dirigió la Cátedra de Percusión del Programa Juvenil de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) en los años 70 y 80.

Marrs llegó al país a los 23 años. Como él dice, se formó en el país. “Regresar aquí, y con mis hijos musicales, es como regresar a casa”, dice.

“Mientras que estuve fuera, una de las cosas que hice fue grabar un DVD con una serie de piezas muy difíciles de Elliot Carter. Lo que me energiza más es enseñar esas piezas a jóvenes que las están descubriendo. Que puedan comenzar a tocarlas es muestra del nivel que alcanzan ahora los jóvenes percusionistas”, considera Marrs.