Agrupación de rock deja dos discos y varios proyectos de calidad tras su paso por la movida local, y no se despedirá sin antes compartir en concierto con sus seguidores.

Por: Alessandro Solís Lerici 24 octubre, 2015
Los conciertos de Florian Droids se caracterizan por una enérgica interpretación de sus extravagantes canciones. // Fotografía: Jeffrey Zamora/Archivo.
Los conciertos de Florian Droids se caracterizan por una enérgica interpretación de sus extravagantes canciones. // Fotografía: Jeffrey Zamora/Archivo.

Tras cinco años de carrera, dos discos y varios proyectos ambiciosos, Florian Droids se despedirá de los escenarios próximamente, alegando el “final de un ciclo” y abriendo la posibilidad a otras venturas musicales.

“Por una visión compartida entre los cuatro, hemos tomado la decisión de finalizar el tiempo de Florian Droids”, manifestó la banda costarricense de rock en su página de Facebook, la mañana del pasado martes.

El cuarteto ofrecerá uno de sus últimos conciertos (y el último organizado por ellos) el 29 de octubre, junto a Monte y Zòpilot!, en El Steinvorth, en San José. Se trata del tercer y último Floriatón, nombre que dieron a una serie de fiestas que han organizado en los últimos meses.

“Pasan los años y uno cambia”, comentó a Viva el bajista Álvaro Díaz. “Tal vez no cambia el objetivo, pero sí la forma, y hablamos de que se sentía el final del ciclo. Lo sentimos en un modo muy maduro y natural; ninguno estaba ahuevado o molesto. Fue algo muy natural”.

Además de la presentación del jueves, el grupo tenía previamente pactado un concierto en diciembre y no descarta la posibilidad de hacer una despedida formal el próximo año.

Florian Droids deja tras su paso numerosas memorias incuestionables y música refinada para la posteridad. A continuación resumimos su relato y mostramos fragmentos de una entrevista con sus integrantes.

Florian Droids.
Florian Droids.

Surcos. Díaz conoció al cantante y guitarrista Pablo Rojas en el 2007; tocaron juntos en varios proyectos. En el 2009, Rojas tenía demos de canciones que eventualmente serían para Florian Droids. Díaz le mostró el material al baterista Francisco Araya, y Rojas hizo lo propio con el tecladista y cantante Jorge Guri, quien inicialmente entró como productor del grupo.

Conforme avanzaron con la confección sonora, Guri se unió a las filas: El cuarteto cartaginés fue el mismo durante cinco años. La formación definitiva salió a la luz en el 2010, año en el que conocen a Tomás de Camino, productor e ingeniero de sonido de Autómata Records. Empiezan a grabar con él en agosto, mismo mes en el que dan su primer concierto , en San José; esa noche, tocaron covers de Soda Stereo, una de sus más grandes influencias.

Primero iban a grabar un EP, pero luego terminaron haciendo un disco de larga duración. No tocaron mucho mientras estaban grabando. En diciembre del 2010 publican su primer sencillo, Larvas salvajes, el cual llegó en un momento de exploración artística a lo interno de la escena alternativa, y causó gran impacto.

El disco Florian Droids se editó en marzo del 2011, momento a partir del cual empezaron a dar más conciertos. Con una portada rosada y diseño minimalista, el álbum –producido por Guri y De Camino– pasaba del rock suave a la psicodelia al progresivo, y mostraba extravagantes técnicas de grabación. Con 37 minutos de duración, Florian entró directo a la lista de discos icónicos del país.

Ese año comenzó el boca a boca. En el 2011 también viajan a Guatemala, en setiembre. En diciembre lanzan el video de Larvas salvajes (contiene escenas de desnudismo), con dirección de Neto Villalobos. Todo lo que hacía Florian Droids era como golosina para el cerebro: música, estética y espectáculo eran refrescantes.

En el 2012 hacen la música para la obra de teatro Manuales de (in)seguridad, lanzan el sencillo La canción que nunca me cantaste, tocan en varios festivales locales y empiezan a grabar su segundo disco. El año siguiente continuaron con el proceso de manera independiente (sin Autómata Records) y desde cero, pero no sin hacer ruido: en el 2013 lanzaron el sencillo La bestia subdérmica y compusieron la banda sonora de la cinta Por las plumas, de su amigo Neto Villalobos, quien a la vez dirigió un memorable episodio de Conqusita Sessions de la banda.

Finalmente, su segundo disco, Osos de agua, se lanzó a mediados del 2014 y –de nuevo– se convirtió en una de las producciones más importantes del rock local de todos los tiempos. Salió un video de Villalobos para el sencillo Vos y fueron a tocar a Panamá. El disco, sin que nadie (ni ellos) lo supiera, iba a ser la última pieza de su discografía, al menos por ahora.

Adiós. Si en cinco años Florian Droids fue sinónimo de trabajo, ¿cómo es que ya llegó la hora de dejar ir el proyecto? La música la hacen seres humanos, y los seres humanos cambian y adquieren nuevas necesidades e intereses.

“Por decirlo así, tenemos metas distintas; a la vez de ser tan parecidos en lo musical, al final somos diferentes. Creo que eso va pasando la factura un poco”, dijo Araya, quien por el momento no tiene proyecto alterno. Rojas, por su lado, está grabando canciones de pop bajo el nombre Hijos y es bajista de Monte. Guri tiene su estudio de grabación Lúcuma y otros proyectos en mente, y Díaz está ensayando con otros músicos para un conjunto a futuro.

Pero eso no es todo lo que pesa en la decisión: Como dijo Díaz, se trata de un sentir de todos. Hubo también malas decisiones administrativas que bajaron los ánimos, especialmente con el tema de management, lo que les creó expectativas que terminaron sin cumplirse. “No hacemos discos por reconocimiento; los hacemos porque es la música que nos gusta, pero sí he notado que grabás durante meses y al final el alcance que tiene dura poco. Creo que por ser un país pequeño funciona así; no es algo malo”, dijo Araya.

Hay otro asunto: Esta conversación la tuvieron desde hace meses, pero luego apareció una gran oportunidad. El argentino Tweety González (conocido como “el cuarto Soda” y productor de discos de grandes artistas latinos) se acercó a la banda con la intención de producirles un álbum, pero los costos eran muy elevados, por lo que hicieron las fiestas llamadas Floriatón para recaudar fondos, pero los números nunca dieron.

Conversando con los músicos (todos salvo Rojas, quien estaba fuera del país al momento de las entrevistas), queda claro que esto es lo que todos quieren y que no podía ser de otra manera. “No nos separamos por enojos; es una decisión conciliada y yo me llevo la amistad intacta de los cuatro y el amor que nos tenemos, y sé que vamos a seguir haciendo proyectos juntos fuera de Florian”, comentó Guri.

“La música es más importante que los artistas, y ver cómo algunas personas se sienten afectadas es muy bonito porque te das cuenta de que significaste algo para la vida de algunas personas. Dicen que influenciamos a otros artistas y eso ha sido superbonito saberlo: Que hemos contribuido a que no solo la escena crezca, sino que donamos algo para que más gente quisiera tocar, grabar discos y juntarse con cuatro amigos y creer que se puede hacer algo chiva con eso”, concluyó el tecladista.