La entrega de los galardones se celebrará el domingo 8 de febrero, en el Staples Center, California, Estados Unidos.

Por: Alessandro Solís Lerici 7 febrero, 2015

La entrega 57 de los premios Grammy se celebrará el domingo 8 de febrero, en el Staples Center, California, Estados Unidos. 83 premios entregará la Academia Estadounidense de las Artes y Ciencias de la Grabación, pero solo los principales se darán durante la transmisión.

Los artistas que tienen mayor número de nominaciones son Beyoncé, Sam Smith y Pharrell Williams, con seis cada uno, y todos comparten la contienda al álbum del año. Otros, como Beck, Sia y Drake, tienen cuatro nominaciones, mientras que Eminem, Ed Sheeran y Taylor Swift son algunos de los que descuentan tres.

¿Cuáles y cómo son son los discos nominados? Escúchelos aquí.

Pharrell Williams – 'G I R L'

Ocho años pasaron desde que Pharrell se aventuró a presentar su primer trabajo como solista, al cual no le fue muy bien. En ese tiempo, el músico y productor apareció al lado de grandes artistas en algunos de los más importantes sencillos del milenio, pero como solista había sido olvidado. Luego de un 2013 repleto de éxitos al lado de Daft Punk y Robin Thicke, Williams presentó un álbum en el que estuvo trabajando ese año, y lo promocionó con el éxito universal Happy, el cual funcionó como la mejor plataforma posible para G I R L. Con colaboraciones de Justin Timberlake y Alicia Keys, el disco le sirvió para quitarse la espina de que su trabajo en solitario recibiera respeto.

Ed Sheeran – 'X'

Luego del tremendo éxito acumulado por su primera colección de canciones, el músico inglés Ed Sheeran quiso solidificar su carrera con la ayuda de productores como Rick Rubin y Pharrell Williams, entre varios más, con los que le dio forma a temas llenos de dulzura y vulnerabilidad. “Es un vehículo para la veracidad emocional, la revelación personal y la inclusión universal” escribió el crítico de The Daily Telegraph cuando salió el álbum, el cual funcionó para una parte de la prensa especializada, pero también fue criticado negativamente por otra. Para la revista American Songwriter, es interesante escuchar a Sheeran por ser un “romántico empedernido o simplemente un tipo que piensa el romance no tiene esperanza”.

Beyoncé – 'Beyoncé'

El quinto disco de Beyoncé salió en diciembre del 2013, por lo que no pudo ingresar a la lista de nominados a los Grammy de hace un año. No obstante, la Academia no podía dejar tan sólido lanzamiento por fuera, máxime cuando su música y las ideas que la diva difunde marcaron gran parte del 2014. Con una producción musical fantástica, la artista se expresa libremente sobre sexo, feminismo, monogamia y los problemas que se dan en las relaciones, lo cual incluso llevó a muchos a pensar que su matrimonio con Jay-Z estaba en jaque. Musicalmente, estas canciones imprimieron nuevas texturas en el pop moderno y el R&B alternativo, por lo que desde ya es un clásico.

Sam Smith – 'In the Lonely Hour'

El álbum debut del joven (tiene 22 años) compositor británico Sam Smith representó, durante el 2014, una corriente de aire fresco en el gremio de la música soul dentro de la parrilla pop. Con varios de sus sencillos, el artista supo llevar cierta frescura a las listas de popularidad, lo que a la vez le ayudó a atraer atención hacia las partes más oscuras y atrevidas de su disco, en el cual su voz brilla al lado de acertados arreglos en la vena del R&B, el soul y el pop del alma. Allmusic alega que In the Lonely Hour es un “prometedor primer paso para un talento impredecible y distintivo”, y Slant subrayó la calidad de sus deprimentes letras sobre amor no correspondido.

Beck – 'Morning Phase'

Tras seis años de no publicar un álbum de música inédita, Beck presentó en Morning Phase un acompañamiento a su icónico disco Sea Change (2002) y elevó el espíritu del público con una colección de temas de gran profundidad emocional e “infeccioso optimismo”, como él lo describió. En referencia a las letras, The Guardian rescató que en el disco Beck encuentra una salida a su “hueco emocional”. Para la Rolling Stone, el álbum es un clásico instantáneo del folk-rock, con sus grandiosos arreglos orquestales y de teclado. “Es un disco acerca de qué hacer cuando el mundo se fue totalmente al carajo”, lee la reseña, mientras el disco trae respuestas no verbales.