Delicioso y rico en antioxidantes; este alimento gana adeptos gracias a los beneficios que le aporta al organismo

Por: Irene Traube G. 19 mayo, 2015

Dueño de un sabor y un aroma que avivan los sentidos, el chocolate es uno de esos placeres a los que es imposible resistirse. Aunque muchos satanizan su consumo, es bueno tener claro que se trata de un alimento milenario, rico en antioxidantes que tiene beneficios para la salud.

Para aprovecharlos al máximo, lo que hay que tomar en cuenta es que cuantas menos grasas y azúcares adicionadas tenga, mejor es su calidad antioxidante.

Los niveles más altos de antioxidantes se encuentran en el polvo de cacao natural. El segundo tipo más alto de flavonoides es el chocolate para hornear sin endulzar. Le siguen el chocolate amargo y el chocolate semidulce con más de 70% de cacao en su composición. Finalmente, el chocolate con leche y el jarabe de chocolate es de los que menos antioxidantes contiene debido a la gran cantidad de grasas y azúcares adicionados, explica la doctora Ana Elena Vargas Casafont, nutricionista de la Clínica de Nutrición von Saalfeld.

Saludable placer. El chocolate oscuro es famoso por sus múltiples bondades para la salud. “Al ser fuente de antioxidantes, ayuda a prevenir y combatir la formación de radicales libres, que son los que desencadenan los procesos de envejecimiento y ocasionan algunas enfermedades”, afirma la nutricionista Silvia Quesada, del Centro de Nutrición Larisa Páez.

Como es fuente de antioxidantes, el chocolate oscuro ayuda a prevenir y combatir la formación de radicales libres, los cuales desencadenan los procesos de envejecimiento y ocasionan algunas enfermedades.
Como es fuente de antioxidantes, el chocolate oscuro ayuda a prevenir y combatir la formación de radicales libres, los cuales desencadenan los procesos de envejecimiento y ocasionan algunas enfermedades.

Además, los flavonoides que contiene protegen a nivel cardiovascular, y la liberación de serotonina que se produce al consumirlo da una sensación de bienestar a nivel cerebral.

Pero este alimento originario de México –donde los aztecas y mayas cultivaron el árbol de cacao y utilizaban su fruto como moneda– tiene otros efectos positivos sobre el organismo.

En el año 2011, un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge escribió en sus conclusiones publicadas en el British Medical Journal , que los niveles de consumo de chocolate parecen estar asociados con una reducción sustancial en el riesgo de trastornos cardiometabólicos, según cita Vargas Casafont.

El chocolate oscuro también puede reducir la presión arterial y disminuir la resistencia a la insulina. Una pequeña investigación realizada en el 2005 en el American Journal of Clinical Nutrition reveló que el consumo a corto plazo de chocolate oscuro está vinculado a un aumento de la sensibilidad a la insulina y una disminución de la presión arterial en las personas sanas, mientras que un estudio divulgado en el 2008, publicado en el Journal of Nutrition , tuvo resultados similares entre las personas hipertensas que consumieron ese tipo de chocolate durante 15 días seguidos.

Otros beneficios. Para quienes tengan duda de que un bocado de chocolate oscuro es una dosis de placer y salud, otras investigaciones han demostrado que este alimento también puede reducir la inflamación y mejorar el flujo sanguíneo.

Por ejemplo, en el 2009, un pequeño estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que el consumo de leche descremada con cacao en polvo puede tener propiedades antiinflamatorias que ayudarían a desacelerar la arteriosclerosis en pacientes de alto riesgo y, además, una investigación publicada en el revista American Journal of Clinical Nutrition demostró que el cacao tiene propiedades anticoagulantes que adelgazan la sangre y funcionan de una manera similar a la aspirina, según cita Vargas.

A pesar de sus múltiples bondades, el chocolate oscuro está contraindicado para las personas que son alérgicas a sus componentes, así como para quienes padecen de gastritis o acidez estomacal, pues se cree que puede causar acidez debido a que uno de sus constituyentes, la teobromina, relaja el músculo del esfínter esofágico, permitiendo que el contenido ácido del estómago entre en el esófago.

Aunque comer chocolate es un saludable placer, es necesario consumirlo con moderación, pues tiene un aporte importante de calorías, según explica la nutricionista Quesada.

Etiquetado como: