El intérprete detalló que una persona influyente de la industria cinematográfica tocó sus genitales, frente a su esposa, en el 2016

Por: Gloriana Corrales 10 octubre
Terry Crews relató que prefirió mantener el silencio para evitar represalias en su contra.
Terry Crews relató que prefirió mantener el silencio para evitar represalias en su contra.

Las múltiples acusaciones de acoso sexual contra el productor filmográfico Harvey Weinstein llevaron al actor Terry Crews a confesar que también fue víctima de "un alto ejecutivo de Hollywood".

"Todo este asunto de Harvey Weinstein me está dando estrés postraumático. ¿Por qué? Es la clase de cosa que me pasó a mí", aseguró la estrella de Brooklyn Nine-Nine a través de su cuenta de Twitter.

Según dijo, en el 2016 un hombre "le agarró sus partes privadas", enfrente de su esposa, Rebecca King.

"Le dije: '¿Qué estás haciendo? Mi esposa lo vio todo y nos quedamos mirándolo como si estuviera loco. Él solo sonrió como un idiota", escribió Crews, quien añadió que se contuvo de patearlo porque sabía cómo reaccionaría la prensa.

"Decidí no llevarlo más lejos porque no quería ser condenado al ostracismo, porque el depredador tenía mucha influencia. Lo dejé ir. Y entendí por qué muchas mujeres lo dejan ir", agregó.

En días pasados, Weinstein fue acusado de haber acosado sexualmente a actrices como Rose McGowan y Ashley Judd y de haber violado a la directora y actriz italiana Asia Argento y a la actriz Lucia Evans, en artículos difundidos por The New York Times y The New Yorker.

A esas voces se sumaron las de las actrices Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow, quienes corroboraron el comportamiento abusivo de Weinstein.

Harvey Weinstein junto a Meryl Streep, quien después de calificarlo como un dios de Hollywood, ahora reprende su conducta:
Harvey Weinstein junto a Meryl Streep, quien después de calificarlo como un dios de Hollywood, ahora reprende su conducta: "La conducta es inexcusable, pero el abuso de poder es familiar".

El productor, de 65 años, fue despedido el domingo de The Weinstein Company –la compañía que fundó junto a su hermano–, luego de que saliera a la luz que tuvo que llegar a al menos a ocho acuerdos legales con mujeres para comprarles su silencio.