Asociación Cívica Palmareña reporta participación de 3.000 caballistas

Por: Katherine Chaves R. 16 enero, 2014

El Tope de Palmares es por sí solo una tradición y, justo por eso, es que los costarricenses hacen cualquier cosa para poder venir a disfrutarlo.

Muchos pidieron este día de vacaciones; mientras que otros, que trabajaron durante la noche, se vinieron sin dormir.

Tal es el caso del distribuidor de mercadería Luis Durán. Desde hace cinco años, él viene a ver los caballos que desfilan y esta vez no sería la excepción.

Durán, quien es vecino de Cartago, pidió vacaciones en su trabajo para vivir, al lado de 10 amigos (entre ellos, su cuñada), la actividad.

"Hacer esto una vez al año, no cae mal. Nos lo merecemos por la cantidad de días que trabajamos al año", bromeó el hombre, de 44 años.

Con él, coincidió el bombero Manuel Cabalceta, quien, a pesar de haber salido de trabajar a las 6 a. m., se vino a Palmares.

Según contó, no ha dormido nada. "Ni siquiera cerré los ojos en el camino. Es algo que me gusta y me emociona muchísimo vivir porque se ven animales bonitos y mujeres aún más bellas".

El instructor de un gimnasio, Trevis Zumbado, de 27 años, se suma a la larga lista de personas que se dieron libre hoy para venir a la cabalgata.

"Yo pedí vacaciones desde noviembre. Esto es infaltable", comentó el hombre, quien tiene dos años consecutivos de asistir a la actividad.

Según la Asociación Cívica Palmareña, el desfile de caballos comenzará a la 1 p. m. Allí se verán 3.000 caballistas.

Siga la transmisión del Tope en www.nacion.com/palmares.

Etiquetado como: