Cuando la parodia se apodera de un filme de manera inteligente, el asunto es más que gracioso

Por: William Venegas 12 febrero
Batman se burla de sus enemigos y favorece a Robin. ROLA PARA LN.
Batman se burla de sus enemigos y favorece a Robin. ROLA PARA LN.

La unión hace la fuerza. Lo grave es si la unión se da en ambos bandos: buenos y malos.

Esto es lo que sucede con la trama del filme animado Lego Batman (2017), dirigido con creatividad por Chris McKay, a partir de un guión ingenioso escrito de manera colectiva por Seth Grahame-Smith, Chris McKenna, Erik Sommers, Jared Stern y John Whittington.

Como filme, su problema es lo repetitivo que se muestra con distintos acontecimientos en su ruta.

Es como esas personas que solemos contar lo mismo cada vez que estamos en grupo, sea que le pongamos pico y cola diferente al cuento.

Por esa ruta, se le va la mano con la definición de personajes, especie de “extradiseño”, e incluso con algunos diálogos que igualmente pueden ser iterativos, hasta insistentes, pero sin llegar a ser fastidiosos.

Por la misma y señalada ruta, el gozoso humor de Lego Batman , con acordes de parodia, resulta no tan renovado en su tránsito. Como ven, el filme cae en el pecado de ser igual a sí mismo por secuencias.

La pregunta inmediata ha de ser entonces la siguiente: ¿eso hace que Lego Batman sea una mala película? ¡Para nada! No logra ser excelente, pero deviene buen filme, que uno disfruta a carcajadas por ratos y, en otros momentos, con sonrisa de cocodrilo (al ver una presa).

Lo mejor es que, con la trama, los personajes de Lego Batman saben reírse de sí mismos (autoparodia) y, en ello, resultan muy graciosos el señor Batman, don Guasón (su enemigo) y el joven Robin (este carga con muy buenos chistes).

Lo que no sé es si el elemento paródico está al alcance de todo el público.

Las secuencias de acción son hiperbólicas, graciosas, chispeantes y muy bien logradas con la animación (el filme cuenta con una muy buena puesta de imágenes animadas).

Por cierto, la animación está bien ubicada dentro de la sustancia irónica del argumento y no desentona con el tratamiento que reciben Batman, sus aliados ni sus antagonistas.

Esto se llama coherencia.

La trama sucede en Ciudad Gótica, que es algo así como la plaza de toros de Zapote, porque uno puede imaginarse lo que va a suceder.

En Batman: Lego , | EL HOMBRE MURCIÉLAGO SE JUNTA CON UNA PANDILLA DE RECONOCIDOS JUSTICIEROS. SUPERMAN ESTÁ ENTRE ELLOS. CORTESÍA DE ROLA
En Batman: Lego , | EL HOMBRE MURCIÉLAGO SE JUNTA CON UNA PANDILLA DE RECONOCIDOS JUSTICIEROS. SUPERMAN ESTÁ ENTRE ELLOS. CORTESÍA DE ROLA

Sin embargo, Lego Batman resulta más disfrutable porque el filme se permite no ser tan inocente con algunos de sus apuntes (o sea, inteligencia con la crítica).

Aunque el Guasón es el enemigo de Batman (cada uno con sus respectivos aliados), es gracioso sentir que, para el batihéroe, la basura en el ojo es nada menos que Supermán. En fin, desde los créditos del comienzo, la película es graciosa y finaliza de manera dialéctica.

¿Qué es eso? Pensemos, ¿qué sería de Batman sin el Guasón o del Guasón sin Batman?

Es una contradicción, pero es la necesaria unión de contrarios. Es lo que quise decir en las primeras líneas de esta crítica.

En fin, de verdad les recomiendo esta lego-película de parodias ( spoof movie ). Sé que me lo van a agradecer.

Ficha técnica

Título original: The Lego Batman Movie

Estados Unidos, 2017

Género: Animado

Dirección: Chris McKay

Elenco: Animado

Duración: 104 minutos

Cines: Cinépolis, Cinemark, Citi, CCM, Nova

Calificación: Tres estrellas de cinco posibles

Etiquetado como: