Por: Gloriana Corrales 29 febrero, 2016

Con su acostumbrado humor ácido, el anfitrión de los Óscar, Chris Rock, convirtió la falta de oportunidades para personas negras en la industria del cine en un mensaje de protesta a lo largo de todos sus monólogos durante la ceremonia.

Sin pelos en la lengua. Rock, anfitrión por segunda vez de los Óscar, hizo que la ceremonia de este domingo girara en torno al racismo. AP
Sin pelos en la lengua. Rock, anfitrión por segunda vez de los Óscar, hizo que la ceremonia de este domingo girara en torno al racismo. AP

“Estoy en los Óscar de la Academia, también conocidos como los White People’s Choice Awards. ¿Se dan cuenta de que si nominaran a los anfitriones, yo no habría conseguido este trabajo?”, dijo.

“¿Por qué estamos protestando? Es la entrega 88 de los Premios de la Academia, lo que significa no ha habido nominados negros en otras 71 ocasiones. Uno se da cuenta que eso pasaba en los años 50 y 60. En esos años, Sidney (Poitier) no sacó una película… Y los negros no protestaron, porque tenías cosas importantes para protestar. Estábamos muy ocupados siendo violados y linchados para preocuparnos quién era el mejor director de fotografía”, agregó.

Por su parte, Tracy Morgan y Whoopi Goldberg protagonizaron sobre la falta de diversidad entre los nominados, mientras que Angela Bassett participó en un cómico segmento sobre el mes de la historia negra.

Por segundo año consecutivo, no hubo ni un sólo afrodescendiente entre los 20 candidatos a las cuatro categorías de interpretación, lo que provocó protestas en los alrededores del teatro Dolby.

Además, el director Spike Lee y los actores Will Smith y Jada Pinkett Smith convocaron a un boicot para que la comunidad negra se ausentara de la gala.

Etiquetado como: