Microsoft espera relanzar su consola con esta estrategia

 11 marzo, 2014
El jueves llegará Titanfall a la mayoría de los mercados europeos y Japón, con excepción del Reino Unido, Irlanda y Portugal
El jueves llegará Titanfall a la mayoría de los mercados europeos y Japón, con excepción del Reino Unido, Irlanda y Portugal

Microsoft apuesta fuerte en la guerra de las consolas de videojuegos con el lanzamiento mundial esta semana del juego Titanfall, con el cual espera acelerar las ventas de su nueva Xbox One frente a la PlayStation 4 de su rival Sony.

El futurista Titanfall, en el cual pilotos de asalto de élite fuertemente armados se enfrentan con titanes de seis metros de alto en una galaxia devastada, está desde este martes disponible en todo el continente americano, Rusia y una parte de Asia.

El jueves llegará a la mayoría de los mercados europeos y Japón, con excepción del Reino Unido, Irlanda y Portugal, que tendrán que esperar hasta el viernes.

"Titanfall es realmente el gran título para la Xbox One", dijo Rob Enderle, analista especializado en el sector tecnológico, que considera esta salida es una prueba crucial para el grupo estadounidense. "Las consolas de juegos viven y mueren en función del éxito de los juegos (que ofrecen a sus usuarios), así que es muy importante que al público le guste este juego".

Esto porque parece que las ventas de la PS4 vienen superando a las de la Xbox One desde su lanzamiento, ambos en noviembre pasado.

Así, como Titanfall no está disponible para Sony, sus ventas dará a Microsoft "un impulso bienvenido" ante el grupo japonés, dijo Avi Greengart, analista de la firma de investigación Current Analysis.

"A pesar del auge de los juegos para móviles, muchos de los consumidores están dispuestos a gastar dinero en aparatos y juegos", opinó Greengart.

Sobre el juego. Los jugadores pueden ser pilotos o titanes, cambiar de táctica en vuelo y atacar o escapar dependiendo de la situación.

“Titanfall se presenta como el primer gran juego de inmersión de varios jugadores que aprovecha la potencia extra de la Xbox One”, dijo Greengart.

El juego fue producido por Respawn Entertainment con diseñadores que trabajaron en la serie Call of Duty y fue publicado por Electronic Arts en exclusividad para la Xbox y los PC. En Estados Unidos se vende a $60.

Etiquetado como: