Adquirieron habilidades de programación, liderazgo y trabajo en equipo.

Por: Monserrath Vargas L. 28 noviembre

Apps para apoyar a quienes enfrentan la violencia intrafamiliar; para el rescate de perros y su adopción, fueron algunas de las creaciones de alumnos del Colegio de Santa Ana.

Los muchachos son la segunda generación de adolescentes que completa el programa de Apps for Good y se graduaron el pasado 23 de noviembre.

Esta es una iniciativa que se compone de once sesiones, en las que los muchachos conforman equipos, identifican problemas de su entorno, generan prototipos y definen cómo debe ser su producto (en este caso su aplicación).

Pero eso no es todo, además deben estudiar la viabilidad técnica de la app y escoger su modelo de negocio. Finalmente, la defienden ante un jurado.

Rachel Robinson, Noelia Marín, Jeffrey Villalobos, Geovanna Castillo, Daniela Ureña y Michelle Murillo son alumnos del Colegio de Santa Ana que dieron vida a Pepper, una aplicación para el rescate animal. Foto: Eyleen Vargas.
Rachel Robinson, Noelia Marín, Jeffrey Villalobos, Geovanna Castillo, Daniela Ureña y Michelle Murillo son alumnos del Colegio de Santa Ana que dieron vida a Pepper, una aplicación para el rescate animal. Foto: Eyleen Vargas.

Apps for Good nació en Londres en el 2010 y en Costa Rica se implementa con el apoyo de Tigo. El programa es ejecutado por Paniamor, la organización Ideas en Acción y también cuenta con el aval del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

El poder de uno

Una de las participantes de este año fue Michelle Murillo, una joven de 16 años quien integró el equipo que le dio vida a Pepper, una aplicación diseñada para colaborar con el rescate animal.

“Nosotros vimos que es muy común que uno quiera ayudar cuando va por San José y ve un perro herido. Aunque sabemos que existen páginas de Facebook que realizan una labor similar, es difícil de encontrar cuando es algo urgente”, explicó la colegiala.

Fue así, como ella y otros cinco integrantes del equipo pensaron que sería ideal crear una aplicación que permitiera hacer publicaciones en tiempo real.

El usuario solo tendría que llenar un formulario en el que se pueda marcar el grado de urgencia: “una patita verde si está bien, una amarilla si está estable y una roja si necesita ayuda urgente. Además, la ‘app’ estaría conectada con un mapa, así la persona puede ver en qué momento y lugar exacto hay un animal que requiera ayuda”, aseguró Murillo, alumna del Colegio de Santa Ana.

Pepper fue concebida como una app capaz de convertirse en una red de apoyo, en la que una persona ofrezca diferentes cosas, por ejemplo, una podría brindar transporte para trasladar al animalito herido o en peligro y otra podría correr con los gastos de veterinario.

Adolfo Jiménez, Jeremy Esquivel y Adonis Martínez de 15 años idearon una aplicación para poner en contacto a personas que están atravesando por el problema de la violencia intrafamiliar. Foto: Eyleen Vargas.
Adolfo Jiménez, Jeremy Esquivel y Adonis Martínez de 15 años idearon una aplicación para poner en contacto a personas que están atravesando por el problema de la violencia intrafamiliar. Foto: Eyleen Vargas.
Programar... ayudar

Murillo reconoció que al principio ella misma “tenía un poquillo de miedo con eso de programar, porque no es lo mío. Pero, al final, resultó bastante bien”. Durante el programa recibieron capacitación en esta área.

La muchacha no solo reconoció que adquirió conocimiento sino también aprendizaje personal: “A veces nosotros pensamos que hay problemas y cosas que no nos gustan y queremos que alguien más se encargue de resolverlas. Entonces, he podido ver que, aunque sea con poquito, cada uno puede ir cambiando lo que realmente le interesa”.

Con ella coincidió Adolfo Jiménez, otro colegial que participó de Apps for Good y junto a su equipo obtuvo el tercer lugar de la competencia con su iniciativa You App.

El objetivo de esta aplicación es poner en contacto a personas interesadas en el tema, o que sufren de violencia intrafamiliar.

El programa Apps for Good, motiva a los muchachos a crear soluciones para problemas que detectan en su comunidad.En la foto, Gloria Mora y Alisea Palumbo exponen sobre su aplicación para Primeros Auxilios. Foto: Eyleen Vargas.
El programa Apps for Good, motiva a los muchachos a crear soluciones para problemas que detectan en su comunidad.En la foto, Gloria Mora y Alisea Palumbo exponen sobre su aplicación para Primeros Auxilios. Foto: Eyleen Vargas.

“Entre los puntos fuertes están enlazar a estas personas por medio de chats grupales; la app cuenta con muchas ‘ventanas’ por decirlo así, para que uno se informe y clasifique si algún familiar, conocido o desconocido está en una situación de violencia”, comentó Jiménez.

El muchacho destacó que la experiencia también les permitió experimentar liderazgo y trabajo en equipo.

Por su parte, Mauricio Arce, gerente de responsabilidad corporativa de Tigo explicó que: “El Colegio de Santa Ana es un excelente ejemplo de que a través de un cuerpo docente visionario y de alianzas público-privadas, podemos traer las iniciativas más innovadoras del mundo, para beneficiar a los estudiantes a través de la creación de capacidades como el conocimiento en programación.