Evento global reunirá en Costa Rica, a partir de este viernes, a 2.500 estudiantes de 66 países.

Por: Irene Rodríguez 9 noviembre
Gabriel y Carlos Badilla Navarro, de 12 años, son parte de los equipos nacionales que participarán de la Olimpiada Mundial de Robótica. Fotografia: Graciela Solis
Gabriel y Carlos Badilla Navarro, de 12 años, son parte de los equipos nacionales que participarán de la Olimpiada Mundial de Robótica. Fotografia: Graciela Solis

Cuando uno de ellos comienza a hablar, el otro termina las oraciones.

"Hasta pensamos lo mismo", dicen entre risas los gemelos idénticos Gabriel y Carlos Badilla Navarro, de 12 años, quienes participarán en la Olimpiada Mundial de Robótica, a llevarse a cabo desde este viernes 10 al domingo 12 de noviembre en el Centro Kölbi y el Anfiteatro Coca-Cola, en Parque Viva, en La Guácima, Alajuela.

Estos vecinos de Concepción de Alajuelita conforman uno de los 16 equipos costarricenses que se medirán ante participantes de 66 naciones.

La misión de los hermanos no es nada sencilla. Ellos participarán en la categoría regular, para niños de 6 a 12 años. Su reto consistirá en construir un robot en el que viajen científicos (conformados por bloques rojos) y turistas (bloques azules).

El robot a crear debe detectar la presencia de animales (tortugas y jaguares) y, con base en eso, expulsar a dos turistas, dos científicos o uno de cada uno.

Este desafío busca resaltar el turismo sostenible del país.

"Sabemos que les pondrán dos retos sorpresa: uno el sábado y otro el domingo. Allí no dependerá de lo que han ensayado con el robot, sino de cómo aplicarán sus conocimientos para construir y programar", comentó Diego Ramírez, entrenador de los muchachos.

A pesar de lo que todo esto implica, tanto Gabriel como Carlos confían en que el arduo trabajo de los últimos meses dará frutos. Ellos están dispuestos a llegar lejos.

Esfuerzo y talento

La robótica es algo relativamente nuevo para estos chicos.

Su historia en este campo comenzó el año pasado, un día en que su madre iba a dejar a sus hermanos menores a la guardería y pasó por el centro FundaVida, una institución que se encuentra en zonas de riesgo social y que apoya a los chicos con cursos de inglés, computación y robótica, entre otras disciplinas.

Diego Ramírez preparó a los hermanos Gabriel y Carlos Badilla para la Olimpiada Nacional. Él llegó a Fundavida a hacer trabajo comunal, pero se quedó como voluntario. Fotografía: Graciela Solis
Diego Ramírez preparó a los hermanos Gabriel y Carlos Badilla para la Olimpiada Nacional. Él llegó a Fundavida a hacer trabajo comunal, pero se quedó como voluntario. Fotografía: Graciela Solis

"Comenzamos con clases de computación y eso nos gustó mucho. En enero de este año nos dijeron que si queríamos entrar a un curso de robótica. Vimos que era armar cosas, desarmar y programar, y quisimos ser mejores, entonces comenzamos a trabajar fuerte", comentó Gabriel.

En agosto, durante la Olimpiada Nacional de Robótica, se enfrentaron a 85 equipos de su categoría (muchos de ellos con años de experiencia) y así fue como obtuvieron el tercer lugar y alcanzaron el pase a las justas mundiales.

"Desde que nos dijeron que íbamos a la Olimpiada Mundial, hemos practicado todos los días. Si no estamos en la escuela, estamos aquí en el centro trabajando. Sí, hay que levantarse temprano, pero queremos estar muy bien preparados", detalló Carlos.

Por su parte, Gabriel comentó: "Nos hemos dividido el trabajo: uno arma una parte del robot y el otro, la otra. A la hora de programarlo, hacemos lo mismo", destacó Gabriel.

¿Qué es lo que más les agrada? Gabriel subraya que su pasión es armar y desarmar las piezas, mientras que Carlos disfruta de programar y darle órdenes al robot.

Este es el último año en que los gemelos podrán participar de la categoría regular debido a su edad, pero ambos aseguran que se mantendrán activos y dispuestos a continuar por la ruta de la robótica.

"Ahora estoy concentrado en participar (en esta competencia) y en conocer y aprender de la gente y cultura de otros países. El otro año veremos cómo vamos a seguir con esto", agregó Carlos

A pesar de tanto sacrificio, estos hermanos encuentran tiempo para todo, y hasta son de los primeros promedios de su escuela, en Concepción de Alajuelita.

Además de Carlos y Gabriel, FundaVida llevará a la Olimpiada Mundial a otros equipos, pues están convencidos de que esta es una forma de potenciar los talentos de los menores que viven inmersos en comunidades de riesgo y en donde para ellos es normal ver cuadros de pobreza, violencia y drogadicción, mencionó Chris Dearnley, director ejecutivo de esta entidad.

Actualmente, dicha fundación cuenta con tres centros: Concepción de Alajuelita, Linda Vista de Patarrá y 25 de julio, en Pavas.

Parque Viva ya está lista

Las diferentes delegaciones de robótica comenzaron a llegar al país desde el miércoles para participar de este certamen mundial, cuya ceremonia oficial será el viernes, a las 6 p. m.

En Parque Viva, ya todo está listo para recibir a los equipos mañana y se les permitirá ensayar desde temprano.

Alejandra Sánchez, representante de la Olimpiada para el país, explicó que este evento está abierto al público, pues desarrollarán talleres de robótica dirigidos para todas las edades, distintos tipos de cursos, así como exposiciones de ciencia y tecnología.

El horario para visitar la Olimpiada será viernes y sábado de 9 a. m. a 5 p. m. y domingo de 9 a. m. a 2 p. m. Si desea información de los talleres, puede ingresar a la página http://www.wro2017.org/