Tecnología

Invento podría llegar a zonas necesitadas en el 2015

Libro didáctico y ‘potable’ alivia el agobio en zonas sin agua limpia

Actualizado el 20 de octubre de 2014 a las 07:48 am

Hojas tratadas con plata se usan como filtros para limpiar el agua de bacterias

Tecnología

Libro didáctico y ‘potable’ alivia el agobio en zonas sin agua limpia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La chica que no podía llorar (WATERisLIFE)

Ingerir agua potable es sinónimo de vida y un derecho esencial. Con eso claro, una científica, una agencia publicitaria y una organización sin fines de lucro crearon un purificador de agua con forma de libro.

Es el Drinkable Book (Libro Potable), un manual de cómo y por qué se debe purificar el líquido antes de tomarlo, que, además, contiene los filtros para hacerlo.

El [[BEGIN:INLINEREF LNCPGL20141020_0001]]invento [[END:INLINEREF]]apunta a zonas donde el acceso a agua limpia es una bendición ausente o casi milagrosa.

Tal situación la encaran más de 780 millones de personas en el mundo. Al año, cerca de 3,4 millones mueren por enfermedades contraídas al beber agua sucia, según datos del organismo Water.org.

Esa realidad motivó que la agencia de publicidad DDB Nueva York y la organización no gubernamental WATER is LIFE (Agua es Vida) se aliaran con la científica Theresa Dankovich, quien creó un papel al cual, mediante un proceso químico, se le aplica una capa de nanopartículas de plata.

Luego, se calienta el papel a unos 200 grados Fahrenheit por varios minutos. Una vez lleno de nanopartículas de plata, se enjuaga y luego recibe un secado final. El resultado es el color naranja- oxidado que tienen las hojas. Al pasar agua contaminada por la hoja, se destruye el 99,9% de las bacterias mortales (como cólera y Escherichia coli , por lo que el agua resultante es muy segura para beber.

El Libro Potable y cómo funciona
ampliar
El Libro Potable y cómo funciona

En un video ilustrativo, Dankovich explica que producir el papel cuesta apenas “centavos” y cada manual con 20 hojas rinde para más de un año de agua potable, ya que un solo pliego soporta 30 días de uso y aporta 100 litros.

El libro viene en un estuche plástico de dos partes donde se hace el filtrado del agua, un proceso que tampoco exige electricidad.

La investigadora probó el papel en Sudáfrica el año pasado y en este 2014 lo llevará a Ghana para pruebas adicionales y consultar a los usuarios qué opinan del invento.

Cada folio muestra mensajes impresos con tinta no tóxica; la mayoría son consejos básicos de salud e higiene al usuario como, por ejemplo, lavarse las manos antes de comer o mantener la basura y las heces lejos del suministro de agua.

Kristine Bender, presidenta de WATER is LIFE, señaló que están consolidando patrocinios para producir miles de ejemplares que esta organización distribuirá como parte de sus programas sobre cuido, manejo y sanidad del agua.

Los primeros destinos del libro serán India, Haití, Kenia y Ghana, a partir del primer trimestre del otro año, refirió Bender a La Nación.

Posteriormente, planean repartirlo por todo el mundo sin pretender ponerlos a la venta, debido a la alta necesidad del artículo en sitios donde es imperativo regalarlo.

“Trabajamos en desarrollar el libro en variedad de idiomas y métodos de enseñanza, transmitiendo el mensaje con entrenamientos, discusiones comunitarias o transmitiendo oralmente la información”, indicó Bender en un correo.

Sed dolorosa. Para generar interés en el libro y en la urgencia de agua limpia en muchas partes del planeta, DDB Nueva York lanzó a inicios de año un corto en Internet titulado La chica que no podía llorar .

En menos de minuto y medio, se recrea la vida, particularmente dura, de una joven que vive en los tugurios de India. Pese a sus muchas desdichas, la chica nunca llora.

Su madre era prostituta y ella nació en un burdel; recoge basura en un botadero para ayudar a su familia y, encima, es obligada a casarse contra su voluntad siendo menor de edad.

¿Qué relación tiene la historia con el agua potable? Simple: la deshidratación crónica previene que el cuerpo forme lágrimas.

Así, el video nos recuerda cómo, sin importar cuán tristes sean las desgracias en la vida, estas son mucho peores si no se tienen resueltas las necesidades básicas, como el acceso a agua potable.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Libro didáctico y ‘potable’ alivia el agobio en zonas sin agua limpia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota