Tecnología

Incidente en instalación de empresa SpaceX

Prueba de cohete para nave acaba en explosión

Actualizado el 25 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Compañía descartó personas heridas; causas del percance no fueron reveladas

Crece presión en EE. UU. para fabricar aparato capaz de ir a la estación espacial

Tecnología

Prueba de cohete para nave acaba en explosión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Despegue en julio anterior de un cohete tipo Falcon 9 de la empresa SpaceX con un satélite de telecomunicaciones a bordo. La explosión del viernes en Texas ocurrió con una nave espacial similar a esta. | SPACEX PARA LA NACIÓN.

Washington. AFP. Un cohete sin tripulación de la compañía SpaceX explotó el viernes luego de despegar para un vuelo de prueba. El hecho ocurrió en un centro de desarrollo de la empresa, sito en Texas.

En la explosión ocurrida por la tarde del viernes en la comunidad de McGregor a 37 kilómetros al sureste de Waco, no hubo heridos, según el informe de la compañía.

El vuelo de prueba se efectuó con un cohete reutilizable, tipo Falcon 9, de tres motores, dijo el portavoz de SpaceX, John Taylor en un comunicado. “En el vuelo, una anomalía fue detectada en el vehículo y el sistema de terminación de vuelo automáticamente concluyó la misión” , agregó Taylor.

Un representante de la Administración Federal de Aviación asistió al vuelo de prueba. La empresa evitó detallar la naturaleza de la “anomalía”.

“Con los proyectos de investigación y desarrollo, detectar anomalías del vehículo durante las pruebas es el propósito del programa. La prueba de hoy era particularmente compleja, rebasaba los límites del vehículo, más allá de cualquier prueba anterior”, se limitó a declarar Taylor en el comunicado.

SpaceX es una de cuatro sociedades electas por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) junto a Boeing, Sierra Nevada y Blue Origin para desarrollar una nave espacial capaz de transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS) como parte de una alianza entre sector privado y público.

La presión por fabricar, para tan pronto como sea posible, una nave espacial estadounidense capaz de enviar astronautas a la ISS se incrementó con las fuertes tensiones entre Moscú y Washington creadas por la crisis en Ucrania.

Hasta ahora, los astronautas dependen de naves rusas Soyuz para viajar a la ISS, con un coste de $70 millones por asiento. Igualmente, SpaceX cerró un contrato de $1.600 millones con la NASA para hacer 12 misiones hacia la ISS, de las que tres ya ocurrieron con éxito.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Prueba de cohete para nave acaba en explosión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota