Tecnología

Faroleros de Londres mantienen viva una tecnología y una llama de la historia

Actualizado el 29 de enero de 2015 a las 10:07 am

 Londres disfruta aún de 1.500 farolas de gas mantenidas a mano; últimas de miles introducidas por primera vez en la capital hace más de 200 años

Tecnología

Faroleros de Londres mantienen viva una tecnología y una llama de la historia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Garry Usher, un farolero londinense, inspeccionó el 14 de enero una lámpara de gas en una calle aledaña al Parlamento en Londres. Pese a los recorte presupuestarios en el país, que han mermado servicios locales como este, aún quedan en esa capital unas 1.500 lámparas de gas cuyo mantenimiento es a mano. (AFP)

Londres.

En una calle tranquila de Londres, detrás de la abadía de Westminster, bordeada por casas de estilo georgiano del siglo XVIII, Garry Usher da cuerda al reloj mecánico de la farola de gas y pule su globo de cristal. Da un paso abajo en la escalera y mira hacia arriba con satisfacción cómo la luz suave y cálida se alza en la noche oscura de invierno. Usher baja la mirada y luego sigue su camino por la misma calle.

A pesar de los recortes presupuestarios en el país, que han reducido los servicios y mermado la iluminación en las calles para ahorrar dinero, Londres disfruta aún de 1.500 farolas de gas mantenidas a mano. Son las últimas de miles que se introdujeron por primera vez en la capital hace más de 200 años. Entonces, Pall Mall fue la primera gran avenida del mundo completamente iluminada con farolas de gas, en 1807. Un prodigio de la tecnología de entonces que dio vida a unas calles hasta entonces oscuras y peligrosas.

Muchos residentes de Londres son ajenos a su presencia, pero las farolas están protegidas por las autoridades locales como un pedazo de historia - e incluso se están instalando nuevas. "Son preciosas. Es una forma fantástica de iluminación, no tan agresiva como la eléctrica", explicó Usher en su noche de ronda.

El farolero de 50 años, de la empresa de energía British Gas, solía dedicarse al mantenimiento de calefacciones centrales, pero comenzó a trabajar en las lámparas de gas porque le daba los sábados libres para jugar a rugby.

Ahora dirige un equipo de cuatro personas dedicadas a cuidar de las farolas, la mitad de las cuales aún tiene relojes mecánicos que necesitan ser sintonizados cada 14 días. Las otras funcionan con temporizadores eléctricos que exigen un cambio de pilas cada seis meses. Los relojes y temporizadores hacen que las farolas se apaguen solas al alba.

"Es un trabajo privilegiado", expresó Usher, "tocas historia". Las farolas de gas se extendieron por toda Europa a mediados del siglo XIX. Antes de eso, caminar por las calles de noche era un asunto peligroso. En Londres, había muchachos que cobraban un centavo por guiar a la gente con una vela, pero el riesgo de ser robado era grande.

PUBLICIDAD

La reacción a las primeras farolas de gas no fue unánime, en parte porque podían ser peligrosas y explotar. Sin embargo, cuando el rey Jorge IV ordenó generalizar su introducción en 1814, fueron rápidamente aceptadas. Algunas farolas tenían un doble propósito: iluminar las calles y acabar con los olores de las alcantarillas de Londres.

La farola Webb de alcantarillado se colocaba a la misma altura que las otras pero justo por encima de una boca de alcantarilla, atrayendo los gases que emanaban de la misma y quemándolos. Todavía existe una de estas lámparas en funcionamiento, junto al legendario Hotel Savoy, cerca del río Támesis. Las farolas dan un toque mágico a las calles y en el parque Saint James, cerca del palacio de Buckingham, son la única fuente de luz, dando una idea de lo que era el lugar en tiempos de las novelas de Charles Dickens.

Las lámparas sobrevivieron a la llegada de la electricidad y los bombardeos alemanes en la Segunda Guerra Mundial, y en estos días su  mayor amenaza es el tráfico. Originalmente diseñadas para estar por encima de un caballo y un carro, las farolas han tenido que crecer para mantenerse fuera del camino de los camiones, aunque a menudo reciben golpes.

En los últimos años se han instalado más, incluyendo una solicitada por el arquitecto detrás de la nueva tienda de Apple en Covent Garden.

"No hay ninguna posibilidad de que este tipo de farolas desaparezcan", dijo Iain Bell, gerente de operaciones de British Gas. Al contrario, "estamos recibiendo más peticiones para instalarlas".

  • Comparta este artículo
Tecnología

Faroleros de Londres mantienen viva una tecnología y una llama de la historia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota