Sujeto enfrenta otro juicio por agredir a una cliente en el 2014

Por: Patricia Recio 10 agosto, 2016

El taxista que es sopechoso de haberle quebrado tres dientes a un oficial de la Fuerza Pública pasará dos meses en prisión preventiva.

Él fue detenido este martes en medio de la manifestación que realizó su gremio contra la transnacional de transporte privado Uber.

Pese a que la Fiscalía solicitaba tres meses de encarcelamiento, el Juzgado Penal de San José optó por imponer esa medida la tarde de este miércoles.

Erick Chaves Sibaja, de la Unidad de Intervención Policial (UIP), resultó herido durante los bloqueos de taxistas.
Erick Chaves Sibaja, de la Unidad de Intervención Policial (UIP), resultó herido durante los bloqueos de taxistas.

Según el Ministerio Público, al hombre se le atribuyen los delitos de lesiones graves, resistencia agravada y motín.

"La solicitud de la medida cautelar se fundamenta en la existencia de peligros procesales de fuga, obstaculización, y además al existir flagrancia y ser un delito contra la vida", indica el comunicado de la entidad.

Además, el sospechoso, de apellido Quesada, enfrenta un juicio desde el pasado 8 de julio por otro hecho que incluyó violencia. Al taxista se le señala porque aparentemente agredió a una clienta y le robó el celular a su acompañante mientras realizaban un viaje.

De acuerdo con la acusación, los hechos ocurrieron el 21 de diciembre de 2014 a las 3 a. m. frente a la iglesia de Lourdes de Montes de Oca. Dos pasajeras le indicaron al taxista que las dejara en ese sector pues solo tenían ¢2.000 para pagarle el servicio, el sospechoso al creer que las mujeres no le iban a cancelar el viaje agredió a una de ellas, lo que le provocó una fractura en un dedo y a la otra le sustrajo el celular.

Otros señalados. A otros taxistas, de apellidos Aguilar, Vargas y Conejo, quienes también fueron detenidos este martes en la huelga, no se les impuso prisión preventiva.

El Juzgado optó por dictarles otras medidas alternas, pese a que la Fiscalía solicitaba dos meses de cárcel. Por ello, el Ministerio Público comunicó que apelará esa decisión.

A los primeros dos imputados se les atribuyen los delitos de resistencia agravada y motín y al tercero le achacan el delito de obstrucción a la vía pública. Este último fue dejado en libertad, sin medidas cautelares.

El Código Penal establece que las lesiones graves tienen una pena de uno a seis años de prisión; la resistencia agravada es castigada con uno a cinco años de prisión y el motín con uno a cuatro años de cárcel.

La manifestación de ayer dejó como saldo 75 taxistas aprehendidos, 33 vehículos decomisados y 119 multas.

Además, el Consejo de Transporte Público anunció que se valorarían las infracciones a la ley cometidas por los conductores para determinar si se inician procesos para retirarles la concesión.

Esta miércoles, el director de esa dependencia, Mario Zárate, explicó que aún no tienen las cifras de los conductores a los que se le sometería a esos procesos administrativos, pues deben esperar que todas las direcciones regionales de Tránsito y Seguridad Pública remitan sus reportes.

Posteriormente, esas actas serán llevadas a Junta Directiva donde se analizará cada caso de manera individual para determinar si se puede iniciar un procedimiento.