Manifestación duró seis horas y fue disuelta a la fuerza por la Policía

 27 febrero, 2015
A las 10 a. m., luego de seis horas de bloqueo, la Policía reabrió el paso.
A las 10 a. m., luego de seis horas de bloqueo, la Policía reabrió el paso.

Puntarenas

Un grupo de 50 madres de familia y sus niños, vecinos del precario Josué -Bella Vista de El Roble- bloquearon con troncos, piedras, y plástico la angostura en Puntarenas, lo que motivó la acción policial para reabrir el paso. Se detuvo a seis manifestantes que exigían solución de vivienda.

Tras permanecer el paso cerrado en la angostura desde las 4 a. m., las largas filas de carros, buses y camiones alcanzaban casi ocho kilómetros en ambos sentidos.

Un crucero Island Princess fue el que se vio más afectado ya que como es costumbre cuando llega un barco de esta magnitud de turismo, ellos salen del puerto a distintos puntos del país y lugares turísticos. El barco llegó a las 7 a.m y ningún bus pudo ingresar para montar a los turistas del crucero.

"A nosotros no nos interesa el turismo. Nos interesa una casa para así vivir con nuestros hijos. Es tal el trato que nos dan los policías que cinco mujeres fueron detenidas e incluso las golpearon al detenerlas. Lo que ocupamos es una respuesta certera, que nos digan si nos van a dar una casa como nos la ofrecieron hace tres años. Si no tenemos una respuesta positiva vendrán más cierres", dijo Carlos Lizano, protestante.

Los trabajadores de Puntarenas fueron los que se vieron mas afectados ya que muchos de ellos ingresaban a trabajar a las 7 y 8 a. m. y, por estas presas, algunos tuvieron que caminar hasta cinco kilómetros para llegar o tuvieron que esperarse hasta las 10 a. m., hora en que se abrió.

Muchos motociclistas transitaron por la playa, para evitar atrasos.

Por orden de la Fiscalía, a las 9:50 a.m. se les dio 10 minutos a los quejosos para que abrieran el paso, pero no quisieron hacerlo, por lo que la Unidad de Intervención Policial (UIP) recibió la orden de abrirlo a la fuerza y pronto todo volvió a la normalidad.

En ese caserío habitan unas 80 mujeres, muchas de ellas son madres de familia solteras que viven en una condición de pobreza extrema.

El precario fue levantado por esos vecinos en el 2012.

"Nos han llevado cuenteados con darnos una casa, desde el 2012 en que nos dieron el terreno. Nos han dicho que nos van a dar una casa y hasta la fecha no es así. Nos habían dicho que pusiéramos la electricidad, la tenemos desde hace años y tampoco nos ayudan. Ocupamos vivir en una casa digna ya que tenemos niños", dijo Vanessa Lizano, protestante.

Una de las seis detenidas tenía orden de captura por venta de sicotrópicos.

A las 3:30 p. m. este era el panorama en el sector de Aranjuez, sobre la interamericana norte.
A las 3:30 p. m. este era el panorama en el sector de Aranjuez, sobre la interamericana norte.

Policía disolvió otro cierre en la tarde. La Policía de Tránsito confirmó a las 3:30 p. m. que un nuevo cierre surgió en la carretera interamericana norte desde las 3 p. m.

Ese bloqueo afectó el paso vehicular en ambos sentidos y se ubicó en el kilómetro 108, entrada a Aranjuez, en el distrito de Pitahaya, Puntarenas.

Con palos, piedras y ramas unos 40 manifestantes cerraron el paso en los dos sentidos con el propósito de que les dieran mejoras en sus carreteras de ingreso a la comunidad de Aranjuez y otras aledañas.
Ese bloqueo provocó un gran congestionamiento vial en ese sector hasta las 4 p. m., en que fue disuelto por la Fuerza Pública.

Al lugar llegaron oficiales de la Fuerza Pública, al igual que de la Policía de Tránsito, con el fin de negociar y habilitar al menos un carril mientras la alcaldia de Puntarenas y representantes del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) hablaban con ellos.

En la comunidad de Aranjuez y Pitahaya viven unas 200 familias y todos utilizan esa carrerera para salir a Puntarenas o Guanacaste.

Tras el cierre se mantenían largas filas de vehículos en ambos sentidos. Según el reporte de Eduardo Sevilla, oficial de Tránsito, las filas ya llegaban a los 5 kilómetros de largo.

Lamentablemente, algunos manifestantes se opusieron al trabajo de la Policía, incluso les lanzaron piedras y otros objetos.
Al final, cuatro oficiales resultaron heridos, uno de ellos requirió el traslado a un centro médico, pues presentaba un fuerte golpe en la boca.

Según confirmó el director regional de la Fuerza Pública, Edwin Miranda, por estos hechos fueron detenidos un hombre y una mujer. Ambos quedaran a la orden de la Fiscalía y el paso se rehabilitó.

"Al no acatar las recomendaciones, los oficiales debieron intervenir. Acción que se dio poco antes de las cuatro de esta tarde, respetando los derechos de todas las personas", dice un comunicado de prensa del Ministerio de Seguridad Pública.

Información actualizada a las 4:12 p. m. por el periodista Hugo Solano con datos del corresponsal.