Hijo alertó desde Argentina a la policía, luego de varias llamadas sin poder ubicar a su progenitor para darle el saludo del Día del Padre

 19 junio, 2014

Oficiales de la Fuerza Pública de San Mateo, Alajuela, encontraron al mediodía de este jueves el cuerpo de un argentino idenfiticado como Horacio Pestaña Tambornino, de 67 años, en la sala de su casa.

Se estima que el hombre tendría unos cinco días de haber muerto ya que un hijo, que vive en Argentina, lo llamó en repetidas ocasiones para el Día del Padre y no lo pudo ubicar, por lo que días después le pareció extraño no ubicarlo y avisó a las autoridades.

En la casa no habían signos de violencia. El cuerpo estaba en proceso avanzado de descomposición.
En la casa no habían signos de violencia. El cuerpo estaba en proceso avanzado de descomposición.

"Poco después del mediodía recibimos la llamada de un joven indicándonos que tenía varios días de estar tratando de comunicarse con su padre vía telefónica", contó el oficial Marcelo Zuñiga, de la delegación de San Mateo. "Parece que desde el domingo no podía contactarlo, por lo que nos pidió y autorizó para entrar a la vivienda. Una vez en el sitio, comprobamos que el señor estaba sin vida".

El hombre tenía cerca de 30 años de vivir en Costa Rica. Su vivienda está junto al Hotel Rancho Oropéndola, 300 metros al oeste del parque de San Mateo.

Era de origen argentino y se le conocía como el Che. Estuvo casado muchos años con Norma Marín, con quien procreó dos hijos: uno de 28 años, residente en Argentina, y otro de 23, que vive en San José.

"Tengo unos tres años de no visitarlo y no sabemos qué le sucedió. Estaba tirado en la sala, aparentemente tratando de ver televisión", dijo la exesposa, Norma Marín Umaña.

A las 12:30 p. m. miembros del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se hicieron cargo de la escena y a las 2:30 p. m. levantaron el cuerpo para trasladarlo a la Medicatura Forense.