Por: Carlos Láscarez S. 22 junio, 2013

El Hospital Clínica Bíblica indicó ayer por medio de un comunicado que los servicios de laboratorio o de sala que se brindaron cumplieron con las leyes vigentes y con los requisitos médicos y técnicos.

La Fiscalía apuntó que tanto en esta clínica como en La Católica se habrían dado trasplantes de órganos que ahora se investigan.

La Bíblica dice: “Hace dos años, cuando se dieron tales servicios, no había razón para sospechar de la falsedad de ninguno de los testimonios previos o la validez de los consentimientos informados; los cuales son prerrequisito en todo servicio quirúrgico.

”Es decir, si los involucrados lograron que se prestara el servicio de sala, lo hicieron faltando a la verdad que afirmaban por escrito y bajo firma”, aseguró.

Menciona que debido al endurecimiento de requisitos para este tipo de uso de sala, los involucrados dejaron de solicitar el servicio desde diciembre del 2011.

También indica que en abril de este año, “las personas que estarían envueltas en el caso que se investiga intentaron una vez más usar una de nuestras salas, mostrando documentos supuestamente probatorios de que contaban con todos los requerimientos legales, en los que se dejaba constancia de que no existía ningún pago o dádiva por la donación del órgano”, sostiene la cCínica.

“Conscientes de la posible existencia de la red, les negó el uso de sus instalaciones”, indican.

La Bíblica dice que se enteró de la supuesta red por una carta de la Sociedad de Trasplantes, la cual alertó al Ministerio de Salud y este a la Fiscalía. Señala que en marzo una pareja de ticos fueron devueltos de Israel, cuando al ingresar al país la mujer declaró que viajaba a donar órganos.