Sistema de alta presión en el golfo de México originará de nuevo lluvias en el Caribe y zona norte

Por: Hugo Solano 18 febrero, 2015
Según el IMN, este miércoles fue uno de los más calurosos del mes. Este grupo de jóvenes departía a las 5 p. m. en la plazoleta frente a la Iglesia de Lourdes, Montes de Oca.
Según el IMN, este miércoles fue uno de los más calurosos del mes. Este grupo de jóvenes departía a las 5 p. m. en la plazoleta frente a la Iglesia de Lourdes, Montes de Oca.

El viento, lluvias y frío que afectaron gran parte del territorio el pasado fin de semana, volverán a partir de esta noche. Las ráfagas se fortalecerán de manera paulatina y retornarán las lluvias a las regiones de Limón y San Carlos.

Un nuevo sistema de alta presión en el golfo de México provocará el incremento en la intensidad de los vientos alisios, según informó el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

Esas condiciones se prolongarán hasta el fin de semana.

El IMN prevé que las temperaturas volverán a bajar entre dos y cuatro grados Celsius.

Según Gabriela Chinchilla, del IMN, este miércoles en San José la temperatura máxima fue de 25,3 grados Celsius, una de las más altas de este mes, sin embargo para mañana el termómetro podría marcar 22 grados en la capital.

Las ráfagas se percibirán principalmente en el Valle Central, Guanacaste y el golfo de Nicoya, así como en las zonas montañosas de todo el país. Se estiman vientos máximos entre 50 y 85 kilómetros por hora.

Durante la noche de hoy miércoles se esperan lluvias débiles en el Caribe. En los sectores de Cartago, Zapote, Heredia, San Pedro y San José se esperan lloviznas ocasionales. El resto del país permanecerá con poca nubosidad.

Debido a las ráfagas es conveniente alejarse de cornisas, muros o árboles, que puedan llegar a desprenderse y tomar precauciones delante de edificaciones en construcción o en mal estado. También abstenerse de subir andamios sin las adecuadas medidas de protección.

La fuerte turbulencia que se pueda generar cerca de las montañas debe ser considerada por las aeronaves.

Los vientos fuertes pueden provocar condiciones de mar picado en el Pacífico Norte, en particular en los golfos de Nicoya y de Papagayo, así como el mar Caribe, por lo que los capitanes de embarcaciones pequeñas deben tener cuidado.