La Policía también detuvo a un colaborador de la familia

Por: Hugo Solano 11 junio, 2015

Tras casi tres meses de investigación los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvieron en Naranjo a una mujer de 57 años y a sus hijos de 20 y de 31 años, como sospechosos de formar una familia dedicada a la venta de crack.

En los allanamientos también se detuvo a otro hombre de 22 años como colaborador de la familia en el ilícito negocio.

Información confidencial recibida en el OIJ alertaba sobre la venta indiscriminada de droga que se desarrollaba en la vivienda de los sospechosos, por lo que se iniciaron las investigaciones y se logró vincular a estas personas con la venta de crack en su vivienda y en la vía pública.

Envueltos en papeles de diferentes colores encontró la Policía las dosis de crack en ciudadela Pérez, Naranjo.
Envueltos en papeles de diferentes colores encontró la Policía las dosis de crack en ciudadela Pérez, Naranjo.

A ls 5:30 p. m. de ayer miércoles los investigadores judiciales allanaron la casa de los sospechosos ubicada en ciudadela Pérez, en el cantón alajuelense de Naranjo, donde detuvieron a la mujer de apellido Araya y uno de los dos hijos, de apellido Jiménez, así como al sujeto que les colaboraba, apellidado Morera.

En esa casa se decomisaron 63 piedras de crack, artículos para embalar la droga, celulares, marihuana y ¢8.000 en efectivo que se presume son producto de la venta de droga.

El hombre de 31 años, también hijo de Araya, fue detenido la mañana de este jueves cuando se presentó a las instalaciones del OIJ en San Ramón.

Los sospechosos fueron pasados con un informe al Ministerio Público, para que se les determine su situación jurídica.