Fuerza Pública halló producción al atender supuesta tacha de casa

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 10 marzo, 2015

Un local que hace unos años albergó un templo evangélico sirvió a unos narcotraficantes para ocultar un laboratorio de marihuana hidropónica.

El recinto está ubicado en San Miguel de Escazú, en San José, y todavía conserva un rótulo borroso de Comunidad Cristiana El Mesón.

El sitio de producción de droga fue desmantelado, la noche de este domingo, por oficiales de la Fuerza Pública.

Los policías dieron con el laboratorio cuando atendían una supuesta tacha de casa, pues los candados habían sido cortados.

Según el informe policial, el fuerte olor a marihuana llamó la atención de los oficiales, por lo que revisaron el lugar y detectaron plantas en macetas “cuidadosamente instaladas”.

Hugo Soto, propietario del local, detalló que la congregación religiosa se fue hace unos dos años. Desde hace cuatro meses recibió a otros inquilinos, que supuestamente trabajaban con oro. | IGNACIO GONZÁLEZ Y MSP.
Hugo Soto, propietario del local, detalló que la congregación religiosa se fue hace unos dos años. Desde hace cuatro meses recibió a otros inquilinos, que supuestamente trabajaban con oro. | IGNACIO GONZÁLEZ Y MSP.

La Policía de Control de Drogas (PCD) fue al lugar y decomisó 226 plantas.

También, hallaron dos bolsas con un total de ocho kilos de picadura de esa droga.

Además, encontraron 69 balas de calibre 9 milímetros y 10 balas calibre 38.

En la bodega no había ninguna persona y, hasta ayer, no se habían hecho detenciones de sospechosos por este caso.

Los vecinos contaron que los miembros de la iglesia se mudaron a otra zona. Aunque se intentó localizarlos, no se encontraron sus contactos.

Alquilado. Hugo Soto, dueño del establecimiento, manifestó ayer que lo alquiló por tres años para que ahí funcionara la congregación. No obstante, detalló que dicha iglesia se retiró hace unos dos años.

Desde entonces, lo han ocupado dos inquilinos, según indicó el propietario.

El último llegó hace aproximadamente cuatro meses.

“El nombre del muchacho no me acuerdo. Supuestamente, es un orfebre. Dijo que trabaja con oro y plata y que le servía un local bien seguro. Más que eso no sé”, comentó Soto.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Agregó que el arrendatario pagaba muy puntual y aseguró que desde el allanamiento no ha tenido comunicación con él.

Habitantes de la zona comentaron que en ese local había mucho silencio durante el día, pero que en la noche se escuchaban ruidos como de máquina.

Además, salía un fuerte olor a droga, según dijeron.

Recordaron que usualmente llegaba un hombre joven y, en algunas ocasiones, también iba un adulto mayor.

En zona. En noviembre, oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvieron a seis hombres y una mujer en San Rafael de Escazú, cuando transportaban 80 matas de marihuana hidropónica en vehículos.

En carros llevaban fluorescentes, un sistema de aire acondicionado y productos químicos utilizados para ese tipo de producción.