Viejas rencillas motivaron el asesinato

Por: Carlos Arguedas C. 1 mayo, 2016
Esta tarde el OIJ levantó el cuerpo del adulto de 45 años y lo remitió a la Morgue Judicial.
Esta tarde el OIJ levantó el cuerpo del adulto de 45 años y lo remitió a la Morgue Judicial.

Un menor de 17 años asesinó de dos puñaladas a su padrastro por viejas rencillas familiares.
El homicidio se produjo este domingo poco antes del mediodía en la casa de la familia, la cual se ubica en calle Acuña en Los Ángeles de La Fortuna, en San Carlos.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó que el fallecido es Guillermo Martínez Alvarez, de 45 años. El sospechoso del crimen, huyó del lugar y todavía al cierre de esta edición no había sido detenido.

De acuerdo con la versión que brindaron vecinos la familia tiene unos cinco años de vivir en calle Acuña.

Aparte del menor de 17 años, Guillermo Martínez había procreado otros nueve hijos con la madre del menor. La pareja por razones que ayer domingo se desconocían se separaron desde hace nueve meses.

Empero, las autoridades judiciales lograron recopilar datos de que el fallecido y su padrastro tenían serias diferencias, pues el menor observaba las continuas disputas que tenían Martínez y la madre del menor, que es de apellido Marcia.

Este domingo informó el OIJ, Martínez llegó a la casa de su excompañera en la mañana pero como no la encontró se retiró.

Carlos Acuña, un amigo del fallecido, dijo a La Nación: "Guillermo llegó a mi casa alrededor de las 10 a.m.. Estuvimos hablando y como hacia mucho calor se tomó unas cervezas y luego se marchó a su casa. Estaba de buen ánimo. No lo observe preocupado por eso me extraña lo sucedido".

Al parecer, Martínez llegó de nuevo a la casa y se acostó en la cama de su excompañera.

Silvia Acuña, quien vive a 100 metros del lugar de los hechos, dijo que se enteró del hecho porque dos chiquitas de 3 y 10 años llegaron a su casa llorando diciendo que su hermano había apuñalado al papá y que se estaba muriendo.

Al parecer, según relataron las niñas el ataque se produjo cuando Martínez estaba en la cama.

Según Silvia Acuña, cuando ella, junto con otros vecinos ingresaron a la vivienda, vieron al hombre arrecostado a una pared y a su alrededor había mucha sangre. Agregó que otra persona intentó darle masaje de resucitación pero después de 10 minutos falleció.

Etiquetado como: