Sujetos secuestraron a costarricense para robarle 121 paquetes de cocaína

Por: Gustavo Fallas M. 9 mayo, 2016
Los tres panameños y los dos costarricenses (estos iban esposados) viajaban en un microbús que intentó pasar a suelo panameño, pero se quedó atascado en un montículo de piedra. La Fuerza Pública encontró parte de la droga en ese vehículo. Otros paquetes con cocaína y las armas fueron dejados en un sector montañoso. En el carro también había chalecos antibalas y gorras con la sigla DEA. | MSP Y ALFONSO QUESADA
Los tres panameños y los dos costarricenses (estos iban esposados) viajaban en un microbús que intentó pasar a suelo panameño, pero se quedó atascado en un montículo de piedra. La Fuerza Pública encontró parte de la droga en ese vehículo. Otros paquetes con cocaína y las armas fueron dejados en un sector montañoso. En el carro también había chalecos antibalas y gorras con la sigla DEA. | MSP Y ALFONSO QUESADA

El Tribunal Penal de Corredores impuso altas penas a tres panameños que se hicieron pasar por agentes de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) para entrar a la casa de un costarricense, secuestrarlo y robarle 121 paquetes de cocaína.

Los hechos ocurrieron el 17 de agosto del 2014 en el sector de Cuervito de L a Cuesta de Corredores, en la frontera con Panamá.

El líder de la organización, Oldemar Abrego, fue sentenciado a 29 años de prisión, mientras que sus acompañantes, Joaquín Aragua y Cristian Miguel Samudio, a 27 años.

Todos fueron condenados por los delitos de posesión y transporte de droga, violación de domicilio, privación de libertad agravada y transporte de armas.

Asimismo, el costarricense al que le robaron la droga, un hombre identificado como Juan Carlos Campos, recibió una pena de 27 años de prisión por posesión y almacenamiento de droga.

El juicio contra los panameños y el costarricense se inició el 29 de febrero y concluyó el viernes anterior.

Durante el debate, se utilizó como prueba el testimonio de un policía de Panamá, informó este lunes la Fiscalía.

Según la acusación del Ministerio Público, los extranjeros y el tico pertenecían a organizaciones independientes que operan en el mismo territorio.

El día de los hechos, el policía panameño observó a los hombres salir de la casa y entrar en un carro. El oficial alertó a la Fuerza Pública , la cual emprendió una persecución contra los sospechosos.

"Por la carga que llevaba el carro de los imputados, en medio de la persecución, se quedó atascado en una calle, por lo que los sentenciados huyeron hacia Costa Rica. Se logró su captura minutos después y otros dos hombres intentaron huir hacia Panamá, pero fueron recibidos por la policía de esa nación", indicó el ente acusador del Estado.

Cuando el vehículo fue detenido, los oficiales encontraron la droga y 10 pistolas de calibres 40, 45 y 9.

Etiquetado como: