Justicia comunicó que intentará reubicarlos en otros centros penales

Por: Katherine Chaves R. 12 agosto, 2016
El ámbito B de la cárcel La Reforma, en Alajuela, alberga a 617 reclusos, cuando su capacidad real es de 352 presos. | JORGE ARCE
El ámbito B de la cárcel La Reforma, en Alajuela, alberga a 617 reclusos, cuando su capacidad real es de 352 presos. | JORGE ARCE

El Ministerio de Justicia deberá sacar en los próximos dos meses a unos 200 reos del ámbito B de la cárcel La Reforma, en San Rafael de Alajuela.

Los reclusos serán reubicados en otras prisiones o, bien, en Centros de Atención Semiinstitucional (CASI), donde solo deben dormir algunas noches por semana en un centro penal.

Así lo ordenó Xinia Solís Pomares, jueza de Ejecución de la Pena de Alajuela, en una resolución del 4 de agosto, en la que reprochó el hacinamiento que hay en ese sitio.

En ese fallo, la juzgadora detalló que había 617 presos en un sitio con una capacidad real de 352 reclusos, es decir, hay una sobrepoblación del 175%.

“El encierro prolongado termina afectando el funcionamiento de los sentidos, pero en condiciones de hacinamiento, las distorsiones sensoriales producidas son mayores”, consideró.

Por ello, Solís prohibió “de manera indefinida” el ingreso de más privados de libertad a ese centro. También ordenó que saquen los presos “necesarios” para que la cárcel quede sin hacinamiento crítico (menos del 20%).

La juzgadora señaló que primero Justicia intentará reubicar a los reclusos por medio de valoraciones ordinarias. No obstante, aclaró, si no se logra completar la cuota de egresos, se deberán hacer “egresos colectivos al programa semiinstitucional”.

Asimismo, le solicitó un informe al Ministerio para conocer si “existe posibilidad” de reparar o construir un nuevo ámbito.

Mantenimiento. Además de las reubicaciones de presos, Justicia también deberá hacer reparaciones en ese ámbito, en un plazo máximo de un mes.

La jueza detalló que deben buscar la manera de evitar que cuando llueva, se introduzca agua contaminada a los baños. En ocasiones, ese líquido arrastra residuos de comida y de excremento.

El Ministerio deberá dar implementos de limpieza a los reclusos, arreglar los servicios sanitarios dañados y reparar las fallas eléctricas de cada dormitorio. “Parece que la administración (penitenciaria) visualiza la situación como irremediable y se resigna considerando que no es responsable del crecimiento desmedido de la población penal”, criticó la jueza Solís.

Sin circular. Reynaldo Villalobos, director de Adaptación Social, consideró que podrán realizar los egresos por la vía ordinaria, es decir, sin necesidad de emitir circulares como en otras ocasiones.

En agosto del 2015 y en abril de este año, Justicia emitió dos oficios para sacar a reos “no peligrosos” y bajar el hacinamiento. Esto provocó molestia en diputados y en el Organismo de Investigación Judicial, entre otros.

“De momento, consideramos que no es necesario hacer una circular. Vamos a intentar reubicar a los muchachos en los distintos módulos de esa prisión”, expresó Villalobos, quien detalló que fueron notificados el martes.

En cuanto al informe que les pidió Solís, el jerarca aseguró que está en proceso de elaboración, al igual que las remodelaciones. “El Departamento de Arquitectura del centro ya trabaja en un plan remedial”, concluyó.

Etiquetado como: