Tres suplentes que votaron en contra ahora quieren ocupar su plaza en la Corte

Por: David Delgado C. 18 noviembre, 2014
Óscar González fue destituido por el Congreso, el 28 de julio, por acosar a una jueza. Ella también lo denunció penalmente por violación. La Fiscalía Especializada en Asuntos de Género lo indagó el 11 de noviembre y aún recaban pruebas para culminar la investigación. | MARCELA BERTOZZI.
Óscar González fue destituido por el Congreso, el 28 de julio, por acosar a una jueza. Ella también lo denunció penalmente por violación. La Fiscalía Especializada en Asuntos de Género lo indagó el 11 de noviembre y aún recaban pruebas para culminar la investigación. | MARCELA BERTOZZI.

El exmagistrado de la Sala Primera, Óscar González Camacho, perdió otro recurso de amparo ante la Sala Constitucional para recuperar el cargo del cual lo destituyó el Congreso.

Así consta en el fallo, del 31 de octubre, de los magistrados suplentes José Paulino Hernández, Enrique Ulate, Ana María Picado, Alicia Salas, Rónald Salazar, Anamari Garro y el titular Luis Fernando Salazar, quien redactó la sentencia.

Ellos rechazaron por el fondo la última gestión que plantearon los hijos de González –Óscar y Katherine–, alegando que se vulneró el derecho de defensa de su padre porque, mientras estaba internado en el Hospital Psiquiátrico, los diputados votaron para separarlo del puesto.

Los familiares dijeron que el entonces magistrado no pudo ir a la sesión del 28 de julio para defenderse ante los legisladores.

González fue despedido luego de ser hallado culpable de acoso sexual contra la entonces jueza de lo contencioso-administrativo Priscila Quirós, quien lo denunció en octubre del 2012.

La mayoría analizó que González tuvo, al menos, una audiencia en el Poder Judicial y otra en la Asamblea Legislativa, por lo que “pudo ejercer su derecho de defensa”.

La magistrada Garro dio razones distintas y estimó que debía analizarse si la no comparecencia ante el Congreso por parte de González, justificada por el internamiento, era impedimento para que el plenario lo destituyera sin lesionar el derecho de defensa.

Para ella, los hijos del exmagistrado nunca aportaron documento que indicaran las razones médicas por las cuales González estaba internado y que justificaran la ausencia pues solo entregaron boletas de incapacidad.

Por otro lado, señala que el Reglamento legislativo prevé la posibilidad de que la persona no concurra a la audiencia, por lo que esta puede llevarse a cabo sin que surja un vicio de procedimiento, porque ya se tuvo oportunidad ante la comisión legislativa para ofrecer las pruebas.

Se postularon. Tres magistrados suplentes de la Sala Constitucional que conocieron todos los recursos que interpuso el exmagistrado Óscar González, pretenden ocupar la silla que quedó vacante en la Corte Plena. Estos jueces rechazaron la última gestión de los hijos de González.

Uno de ellos es José Paulino Hernández, juez del Tribunal Contencioso-Administrativo, quien redactó las primeras cinco sentencias de rechazo a tres recursos de amparo y dos acciones de inconstitucionalidad de González, y que dejaron la vía libre al Congreso para destituirlo.

Otro aspirante es Enrique Ulate, un juez del Tribunal Agrario, quien rechazó este último recurso, pero anteriormente había planteado, en un voto de minoría, que el procedimiento para que la Asamblea Legislativa destituya a un miembro de un supremo poder es inconstitucional.

También el juez del Tribunal Contencioso, Ricardo Madrigal, se postuló. Él fue alumno de Óscar González en un doctorado.

Se intentó obtener una versión de Hernández, pero dijo que no podía hablar cuando se le llamó por teléfono. Ulate, por su parte, declaró que él puede postularse porque es un derecho constitucional. A Madrigal se le llamó a los teléfonos registrados a su nombre, pero no atendió.

Etiquetado como: