En enero del 2013 ingresó para cumplir condena de cinco años por peculado

Por: Carlos Arguedas C. 3 enero, 2015

El exdiputado Rigoberto Abarca Rojas, condenado a descontar cinco años de prisión por el delito de peculado, salió en noviembre pasado de la prisión de La Marina, San Carlos, luego de recibir un beneficio carcelario.

El Ministerio de Justicia confirmó ayer que Abarca, quien ingresó al sistema penitenciario el 29 de enero del 2013, cumplió todos los requisitos y se le trasladó al Centro Institucional de San Ramón, donde debe dormir una vez al mes.

Asimismo, tiene que cumplir con un programa que contempla trabajo fijo, desarrollar colaboraciones comunales y presentarse a citas de seguimiento con especialistas técnicos.

Reynaldo Villalobos Zúñiga, subdirector de Adaptación Social, dijo que el beneficio de paso de una cárcel cerrada a otra que le permite trabajar se tomó el 24 de noviembre anterior, luego de ser aprobado por el Consejo Técnico del Centro Penal La Marina y ratificado por el Instituto Nacional de Criminología.

“Esta persona cumplió con todos los requisitos. No es que quedó en libertad pues debe someterse a ciertos condiciones en el ámbito laboral, comunal y de carácter técnico”, explicó.

El funcionario agregó que, al igual que Abarca, otros privados de libertad han salido de cárceles cerradas a terminar de cumplir la pena, con otras condiciones. “Esto nos permite descongestionar un poco el hacinamiento que tenemos en las cárceles”, manifestó Villalobos.

Rigoberto Abarca ingresó a la cárcel de La Marina, en San Carlos, el 29 de enero del 2013. | CARLOS HERNÁNDEZ/ARCHIVO LN
Rigoberto Abarca ingresó a la cárcel de La Marina, en San Carlos, el 29 de enero del 2013. | CARLOS HERNÁNDEZ/ARCHIVO LN

Antecedente. Rigoberto Abarca, quien fungió como diputado (1998-2002) por el partido Unidad Social Cristiana (PUSC), fue condenado el 6 de febrero del 2009, cuando el Tribunal de Juicio de San Carlos lo halló culpable de usar fondos públicos para la compra irregular de una finca.

En aquel momento se le condenó por el delito de administración fraudulenta.

Esa sentencia quedó firme el 14 de diciembre del 2012, según la resolución N.° 2012-001944 de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia. Los magistrados recalificaron del delito a peculado.

Sin embargo, fue hasta el 28 de enero del 2013 cuando Abarca se entregó al Tribunal de Juicio de San Carlos y el día siguiente empezó a descontar la pena.

El cambio a la modalidad de cumplimiento de pena había pasado inadvertido hasta que vecinos de San Carlos alertaron a medios periodísticos locales pues afirmaron que el exdiputado se encontraba libre.

Adaptación Social informó ayer de que Rigoberto Abarca cumple la pena en marzo del 2017. Colaboró en esta información el corresponsal Carlos Hernández P.