Por: Carlos Arguedas C. 19 febrero, 2013

Un individuo de apellido Taylor, de 25 años, murió al recibir varios balazos cuando con un revólver calibre 22 intentó enfrentar a policías.

El hecho se produjo ayer a las 9:30 a. m. en el barrio Corales, de la ciudad de Limón.

Tanto el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como Erick Calderón, subjefe de la Fuerza Pública en Limón, coincidieron en afirmar que todo se inició cuando un vecino alertó por el sistema de emergencia 9-1-1 que un sujeto caminaba armado y, al parecer, había amenazado a varios transeúntes.

Dos oficiales de la Fuerza Pública que viajaban en una patrulla, llegaron al lugar y encontraron al individuo, quien llevaba un revólver en sus manos.

Calderón dijo que los agentes le dijeron al sujeto que tirara el arma de fuego. Precisó que la advertencia la hicieron en dos ocasiones.

“En ese momento, el sujeto se volvió y accionó el arma. Los oficiales, en defensa, hicieron uso de las armas de reglamento e impactaron al individuo”, dijo Calderón.

El sujeto falleció en el sitio y muy cerca del cuerpo quedó el arma de fuego.

La Policía Judicial comunicó que el revólver estaba cargado, pero no se hicieron disparos. En una primera inspección se determinó que el arma se encontraba en buen estado y fue recogida para ser enviada a los laboratorios judiciales.

En cuanto al fallecido, no se tenían registrados antecedentes judiciales; solo se sabía que acostumbraba deambular por las calles. Erick Calderón dijo que el barrio donde sucedió el hecho es muy conflictivo, y cuando la Fuerza Pública ingresa con patrullas, generalmente es atacada con piedras.