Por: Carlos Arguedas C. 18 enero, 2013

La Fiscalía pidió que se dicte sobreseimiento definitivo a favor de Benjamín Sandino González, funcionario del Conavi, por el accidente del 1.° de febrero del 2010 en el puente sobre el río Lagarto, en la carretera Interamericana Norte.

En el percance chocaron un camión cisterna cargado con 24.000 litros de gasolina y diésel, un tráiler y un vehículo liviano. El impacto generó un incendio que causó la muerte de Eduardo René Umaña y Rony Esteban Aguilar.

El suceso se produjo, presuntamente, cuando el chofer del vehículo liviano se topó con un hueco al ingresar al puente, que marca el límite entre Puntarenas y Guanacaste, y al frenar ocasionó un triple choque.

La Fiscalía había abierto una causa contra Sandino, en aquel entonces director de Conservación Vial, por el delito de incumplimiento de deberes al considerar que, al parecer, no había tomado las medidas correspondientes para reparar el hueco que había en el puente.

No obstante, el fiscal Erick Céspedes Steller, tras analizar las pruebas obtenidas, determinó que el investigado, “hasta donde está a su alcance, realizó todas las diligencias necesarias para solucionar los problemas en la red vial nacional, con lo que se sigue demostrando que no se han incumplido los deberes de la función pública”.

Céspedes señaló que tampoco fue factible determinar si el hueco influyó en el accidente y, “además, al momento de la inspección ya se encontraba tapado”.

Cristhian Arguedas, abogado que representó a Sandino, dijo que están satisfechos con la resolución de la Fiscalía porque se demuestra que el funcionario cumplió con todos sus deberes.