Por: Aarón Sequeira 30 junio, 2015
El presidente, Luis Guillermo Solís, firmó este martes en Casa Presidencia, el decreto de emergencia nacional para toda la provincia de Limón, Turrialba y Sarapiquí.
El presidente, Luis Guillermo Solís, firmó este martes en Casa Presidencia, el decreto de emergencia nacional para toda la provincia de Limón, Turrialba y Sarapiquí.

El presidente, Luis Guillermo Solís, decretó este martes emergencia nacional en toda la provincia de Limón, Turrialba y Sarapiquí por las lluvias que han azotado a esa región en los últimos días.

El Gobierno firmó ese decreto, pues prevé mejores condiciones climatológicas a partir de este martes 30 de junio, lo cual permite pasar de la primera etapa de atención de la emergencia, que era la de rescate y en la que se gastaron ¢186 millones; a la segunda, de rehabilitación, que debe incluir obra que prevenga una emergencia igual en el futuro.

"Contamos con los recursos suficientes para la respuesta inmediata y rehabilitación de las zonas afectadas", dijo Solís durante en el anuncio, en medio de la tradicional conferencia de prensa, posterior al Consejo de Gobierno, en Casa Presidencial.

El decreto de emergencia permite iniciar con la etapa de rehabilitación, el Poder Ejecutivo calcula que la afectación en carreteras, sin incluir las cantonales, es de ¢7.500 millones, asumidos por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

A partir del decreto además se inicia con la elaboración de un plan nacional de emergencia que durará dos meses.

El mandato presidencial permitirá la ejecución de un crédito especial para emergencias por $30 millones (unos ¢16.000 millones) con el Banco Mundial, el cual puede usarse para atender cualquier tipo de afectación en la zona.

El Gobierno también podría redirigir fondos de ciertas partidas a otras para engrosar el fondo nacional de emergencias.

"Hay que ver si se tiene que recurrir a recursos ordinarios o incluso enviar un Presupuesto Extraordinario a la Asamblea Legislativa", dijo el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro.

El ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz, agregó que existe preocupación por plagas y otros problemas de enfermedades que afectarían la producción agropecuaria en esa zona.

De momento, se hay reportes de pérdidas por parte de los productores, luego de una reunión que tuvieron el lunes por la noche en la Presidencia.

Según Arauz habría 20 millones menos de cajas de piña para finales de año, una afectación del 60% en la producción de papaya de la zona y del 80% en la de chayote.