Por: Carlos Arguedas C. 31 mayo
El funeral de la niña se efectuó la mañana de este miércoles en el cementerio de Orotina.
El funeral de la niña se efectuó la mañana de este miércoles en el cementerio de Orotina.

El Juzgado Penal de Atenas, Alajuela, impuso seis meses de prisión preventiva a un sujeto de apellidos Lutas Lutas, de 29 años, quien es sospechoso del delito de homicidio calificado por la muerte de una niña de un año y diez meses.

El Departamento de Prensa y Comunicación Organizacional del Poder Judicial informó este miércoles de que la decisión se adoptó luego de una audiencia, que se realizó en los Tribunales de Atenas.

En este caso también figura como imputada la madre de la niña, una mujer de apellidos Alvarado Savala, de 22 años, quien dio a luz a un niño este martes en el Hospital San Rafael de Alajuela.

Ella fue dada de alta del centro médico el miércoles en la mañana, confirmó Marcela Leandro Ulloa, directora interina del centro médico.

Lutas es la actual pareja de Alvarado y padrastro de la menor fallecida. Ellos habitaban una vivienda en la urbanización Flor de Liz en Orotina, Alajuela.

La mujer es madre de cinco niños: la niña fallecida, el bebé recién nacido y otros tres menores de 3, 5 y 6 años, que luego del incidente pasaron a un recurso familiar, según lo dispuso el Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

La muerte de la niña trascendió el domingo 28 de mayo, cuando la madre y el padrastro llegaron con la menor al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, pues la infante no respiraba.

Médicos que la examinaron determinaron que había ingresado muerta, al tiempo que encontraron marcas de golpes en diversas partes del cuerpo por lo cual dieron aviso al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La pareja fue detenida el lunes cuando acudió a la Medicatura Forense en San Joaquín de Flores, Heredia, para retirar el cuerpo.

En esta casa ubicada en la urbanización Flor de Liz en Orotina, la cual fue allanada este martes, habitaba la pareja sospechosa de matar a la menor.
En esta casa ubicada en la urbanización Flor de Liz en Orotina, la cual fue allanada este martes, habitaba la pareja sospechosa de matar a la menor.

La captura procedió porque la autopsia determinó que la causa de muerte de la niña fue homicida. La víctima presentaba lesiones internas, hematomas intestinales (abdomen y cráneo) y fracturas en la octava y undécima costillas.

También se determinó que la niña presentaba rastros de una lesión anterior en el antebrazo derecho.