Vecinos de la zona de Paraíso de Sixaola reportaron haber visto al sospechoso

 19 octubre, 2014

Las autoridades en Panamá se unieron al operativo costarricense para capturar a un hombre sospechoso de asesinar a dos jóvenes en Sixaola en Talamanca, Limón.

Así lo confirmó el ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, quien explicó que se pidió la colaboración porque el fugitivo podría haber cruzado al país vecino.

Funcionarios de la policía panameña se movilizaron ayer cerca del área fronteriza para coordinar con las autoridades en Costa Rica y difundir imágenes del sospechoso.

El hombre buscado por la Policía es Florentino Elizondo Ríos, de 40 años, quien es vecino de la zona.

A él se le atribuyen los homicidios de José Luis Torres Torres, de 21 años, y José García García, de 23, hechos ocurridos el martes en Rancho Grande de Paraíso (Sixaola).

Supuestamente, dos jóvenes de 18 años, de apellidos Castellón y Gómez, participaron en los asesinatos. Ellos ya se encuentran cumpliendo prisión preventiva.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Ayer, en la región se mantenía un operativo en el que participan más de 30 oficiales del Ministerio de Seguridad y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Desde el jueves, un grupo especializado de policías se trasladó a la zona para ampliar la búsqueda.

Las autoridades concentraron la operación en el sector de Paraíso pues vecinos reportaron haber visto al sospechoso en una pulpería cercana. La Policía intenta dar con videos de cámaras de seguridad de ese y otros lugares.

Los rastreos en esta región se realizan desde helicópteros y también en aguas cercanas.

Despedida. Familiares y amigos despidieron en la mañana de este sábado en Paraíso a los jóvenes asesinados.

El funeral se realizó en la Iglesia Adventista del Sétimo Día, y los cuerpos fueron sepultados en un cementerio cerca de la frontera.

Para rendir un homenaje a García, quien era bombero voluntario, en la ceremonia estuvieron presentes sus compañeros, miembros de otras delegaciones y el director de la institución, Héctor Chaves.

El jefe de Bomberos consideró lo sucedido como lamentable. “Esto nos indigna y nos hace recapacitar sobre el poco aprecio que existe ahora por la vida humana”, expresó Chaves.

Pendientes. A Elizondo también se lo investiga por otras dos muertes y dos desapariciones.

Una de las víctimas fue el chofer de autobús Hélber Álvarez Briseño, asesinado en el 2013 en Sixaola. La otra víctima es Rafael José Molina Rojas, quien murió en setiembre de este año, en Pococí.

Los desaparecidos son los agricultores de Suerre (Pococí), Santiago Campos Oviedo, de 57 años, y Gonzalo Laguna Vega, de 59.

Etiquetado como: