Víctima fue atacada cerca de su casa; se presume que lo iban siguiendo

 25 enero, 2015

San Isidro de el General. Armado con una pistola, un individuo asesinó de cuatro balazos a un trailero, la noche del viernes.

El homicidio se registró a las 10 p. m. en la calle que lleva al puente de Gravilias, en la comunidad de San Andrés de San Isidro de El General, cantón de Pérez Zeledón, San José.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificó al fallecido como Sandro Miguel González Martínez, de 36 años.

De acuerdo con la información en poder de la Policía, el asesinato se produjo cuando la víctima llegó a su vivienda.

González bajó de su vehículo tipo rural y, cuando había caminado unos cuatro metros, un individuo que venía a pie se le acercó y le disparó en múltiples ocasiones.

De acuerdo con la versión que testigos dieron a las autoridades, el homicida caminó hasta un automóvil de color rojo que lo esperaba cerca y se sentó junto al conductor. El carro, de inmediato, se alejó a toda velocidad.

Para las autoridades, los ocupantes del automóvil (se presume que eran dos) venían siguiendo a González.

Sandro González Martínez, de 36 años, cayó a unos cuatro metros del vehículo estilo rural en el que viajaba. La Policía presume que lo venían siguiendo. | MARIO CORDERO
Sandro González Martínez, de 36 años, cayó a unos cuatro metros del vehículo estilo rural en el que viajaba. La Policía presume que lo venían siguiendo. | MARIO CORDERO

Vecinos y familiares que salieron al escuchar los balazos, hallaron herido a Sandro González yde inmediato pidieron ayuda a la Cruz Roja.

El socorrista Róger Núñez dijo que cuando abordaron a la víctima determinaron que se encontraba muerto.

“No tenía signos. Los balazos eran muchos, sobre todo en el tórax. Uno podría presumir que posiblemente murió de manera inmediata”, explicó.

Agentes del OIJ de Pérez Zeledón encontraron en el sitio varios casquillos de una pistola 9 milímetros.

Sandro González aparece como propietario de tres tráileres, y además figura como miembro de dos sociedades, las cuales tienen su sede en Ciudad Neily, cantón de Corredores, Puntarenas.

Las autoridades confirmaron que, en anteriores ocasiones, el fallecido había sido investigado por delitos contra la propiedad y por tenencia de drogas.