Víctima se dirigía a recoger un automóvil en un parqueo situado a 100 metros

Por: Carlos Láscarez S. 21 noviembre, 2014
El cuerpo de Mauricio Orozco quedó a escasos metros del vehículo Hyundai Tucson que pretendía abordar. La víctima recibió al menos 11 balazos en diversas partes del cuerpo. | WILBERTH HERNÁNDEZ
El cuerpo de Mauricio Orozco quedó a escasos metros del vehículo Hyundai Tucson que pretendía abordar. La víctima recibió al menos 11 balazos en diversas partes del cuerpo. | WILBERTH HERNÁNDEZ

Heredia. Un convicto, quien solo debía dormir una noche por semana en un centro de confianza, fue acribillado ayer en Heredia de 11 balazos por un sujeto que le disparó desde una motocicleta, confirmó el OIJ.

El asesinato ocurrió a las 4:45 a. m. dentro de las instalaciones del parqueo Pura Vida, situado a la par del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), en barrio El Carmen de Heredia.

El OIJ identificó al fallecido como Mauricio Gerardo Orozco Rojas, de 38 años, quien habitaba en San Rafael de Heredia.

Orozco ingresó antenoche al centro San Agustín. Cuando salió, en la madrugada, caminó hasta el parqueo, situado a unos 100 metros, momento que fue aprovechado por el gatillero para dispararle a corta distancia.

El cuerpo del hombre quedó a la par de la casetilla del cobrador, quien resultó ileso. De acuerdo con el OIJ, Orozco descontaba una condena por infracción a la ley de psicotrópicos, pero no detalló la pena.

Orozco se dirigía a recoger un vehículo Hyundai Tucson 2005, el cual aparece registrado a nombre de una mujer apellidada Campos, también vecina de San Rafael de Heredia.

Herminio Sánchez, paramédico de la Cruz Roja de Heredia, dijo que cuando examinaron al hombre, este ya estaba muerto.

Kattia Chavarría, directora de la Fuerza Pública en Heredia, dijo que Orozco salió del centro y poco después fue sorprendido.

Guarda asesinado. Poco antes de ese hecho, a las 4:30 a. m., un desconocido mató de dos balazos a uno de los dos guardas de un condominio en construcción en La Guácima Abajo de Alajuela, confirmó la Policía Judicial.

La víctima fue identificada como Juan Carlos Rojas Sánchez, de 28 años, quien presentaba heridas en el pecho y la pelvis. Este habitaba en calle El Guapinol de San Pedro de Poás, Alajuela.

El hallazgo del cuerpo lo realizó el otro guarda, quien lo buscó luego de escuchar los balazos.

Aunque en un inicio se creyó que el crimen tuvo como móvil el robo de un arma, este se descartó, ya que Rojas estaba desarmado en ese momento. La Policía dijo que efectuaba los trámites para obtener su propia arma.

Según el OIJ, no se descarta que el homicidio obedeciera a problemas entre el vigilante y un grupo de adictos de la zona. Al parecer, los drogadictos deambulaban por el lugar y los guardas los obligaban a retirarse.