Por: Carlos Arguedas C. 27 mayo, 2013

Un agricultor de apellidos Castillo Fallas fue condenado a 13 años de prisión por asesinar de dos balazos a otro campesino, propietario de una finca cercana.

La pena es por el delito de homicidio simple y la dictó el Tribunal de Juicio de Pérez Zeledón, informó el viernes anterior la oficina de prensa del Poder Judicial.

El caso que se juzgó ocurrió el 12 de setiembre del 2010 en el caserío de Bajo Coto de Biolley, a 50 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires de Puntarenas, y fue en perjuicio del finquero Esteban Jiménez Solera, de 52 años.

Durante el debate se verificó que los dos hombres habían discutido en diversas ocasiones por líos con los linderos de sus fincas.

El sábado 12 de setiembre del 2010, Castillo y Jiménez se toparon a las 5 p. m. a un costado de la plaza de futbol de Bajo Coto, donde nuevamente discutieron.

Castillo siempre alegó que quiso conversar con la víctima para solucionar unas diferencias, pero Jiménez no aceptó y sacó un cuchillo para atacarlo, por lo que él debió defenderse con un arma calibre 22, con la que le disparó dos veces.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmaron que el cadáver de Jiménez presentaba dos balazos, uno en la cabeza y otro en el pecho.

Cuando la Cruz Roja llegó al sitio, Jiménez ya había muerto.

El sospechoso se entregó voluntariamente a la Fuerza Pública, llevó el arma, un revólver calibre 22 corto que portaba, y admitió haber dado muerte a Esteban Jiménez.

Posteriormente, agentes del OIJ lo pusieron a la orden del Ministerio Público de Buenos Aires.

La Policía del cantón de Buenos Aires había reportado que en anteriores oportunidades ambos hombres habían tenido altercados, pero sin llegar a la utilización de armas de fuego.