Rápida atención médica impidió lesiones mayores

Por: Hugo Solano 23 octubre
La carrera de cintas de caballos fue el domingo en Santa Cruz.
La carrera de cintas de caballos fue el domingo en Santa Cruz.

Un menor de 4 años y nueve meses, que se encontraba con su padre en una carrera de cintas en Santa Cruz, Guanacaste, fue trasladado en condición delicada al Hospital Nacional de Niños este lunes, luego de que la herradura de un caballo en competencia se soltó y se le incrustó en la frente y el párpado derecho del niño.

El accidente ocurrió al filo de las 5 p. m. del domingo en el campo ferial de la comunidad, justo cuando finalizaba la actividad, que empezó desde las 2 p. m.

De inmediato se suspendió la carrera y el menor fue enviado en un vehículo particular hacia la clínica del Seguro Social en Santa Cruz.

De la clínica tuvo que ser trasladado hacia el Hospital la Anexión, en Nicoya, para darle una mejor atención, pero era tan grave el caso, que una Unidad de la Caja Costarricense lo remitió finalmente al Hospital de Liberia, donde un neurocirujano se hizo cargo.

Los médicos del hospital de Liberia decidieron enviar al menor al Hospital Nacional de Niños a eso de las 1 a. m, de este lunes.

El pequeño es vecino de Santa Bárbara y estaba en la actividad con varios familiares.

Alan Alcocer, papá del menor, lo acompañó en todo momento y está pendiente de la evolución en el Hospital de Niños.

Socorro Peralta Villarreal, familiar del menor y vecina de barrio San Martín en Santa Cruz, dijo que es muy lamentable lo que le sucedió al chiquito, quien es un aficionado a los caballos. "Esperamos en Dios que se recupere pronto y que no le vaya a afectar un ojito", acotó.

Marielos Santana Peralta, educadora y también familiar del menor, vecina de barrio San Martín de Santa Cruz, agregó que se asustó mucho cuando le llegaron a decir que al niño lo había herido un caballo. "Gracias a Dios él está conciente, a pesar que la herradura la llevaba pegada en la cabeza", explicó.

Oportuna intervención

De acuerdo con la directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas, el menor llegó esta madrugada y presenta una fractura en el hueso frontal del lado derecho, así como una lesión en el párpado derecho y una hemorragia intracraneana, pero ya está fuera de peligro.

Arguedas dijo que la oportuna atención en Liberia permitió que saliera bien librado y ahora está en cuidado postoperatorio y estable en el centro médico.

"Está mucho mejor, ya se le quitó el ventilador mecánico, está conciente y pareciera estar neurológicamente íntegro, pero si lo tenemos que mantener en el hospital por unos cuantos días más, para estar seguros de que no se presente ninguna complicación", dijo Arguedas.

Añadió que la herradura no le afectó la vista.

El niño está con antibióticos y medicamentos antiinflamatorios para evitar que el cerebro se inflame. Ya se alimenta por sí mismo, acotó Arguedas.

"Abre los ojos, ya puede hablar, verbaliza sus inquietudes y respira por sí mismo", explicó.

La carrera fue organizada por un grupo de caballistas de la Asociación de Desarrollo de Arado y tenía permiso municipal otorgado en la sesión del 22 de octubre pasado, informó Leticia Gutiérrrez, coordinadora de la administración tributaria de la Municipalidad de Santa Cruz.

Este tipo de accidentes es poco usual. El sábado otra tragedia inusual enlutó a vecinos de Caldera, cuando una llanta se desprendió de una camión, rodó más de 120 metros a la deriva, golpeó a un hombre de 43 años y le produjo la muerte.