Los balcánicos emplean el toque del balón, un recurso que no está en el libreto de la verdeamarela del técnico Luiz Felipe Scolari.

Por: Harold Leandro C. 11 junio, 2014
Neymar (centro) intenta pasar ante Henrique (izquierda) y Fernandinho durante el entrenamiento que efectuó Brasil el martes, previo al debut de este jueves en el Mundial del 2014 ante Croacia.
Neymar (centro) intenta pasar ante Henrique (izquierda) y Fernandinho durante el entrenamiento que efectuó Brasil el martes, previo al debut de este jueves en el Mundial del 2014 ante Croacia.

La selección de Brasil dará el banderazo de salida de su Mundial este jueves con el objetivo de imponerse como el gran favorito a ceñirse la corona, la sexta en su rico historial, a un rival como Croacia que tiene como carta de presentación practicar el “jogo bonito”, patente de corso que blandieron durante muchos años los suramericanos.

El primer partido de Brasil 2014 comenzará a las 2 p. m. (hora de Costa Rica).

Lejos de reinar un ambiente festivo, en un Brasil deprimido por la crisis social, las huelgas y las protestas son moneda de uso corriente.

En este contexto, nada sería más reconfortante que una victoria de la verdeamarela para servir de bálsamo ante tanta indignación popular y devolver la pasión por el futbol a una feligresía que está cerca del ateísmo deportivo.

Los 61.000 que aún no han perdido la fe y que colmarán el Arena Corinthians de São Paulo esperan a un Brasil que acumula nueve victorias al hilo, con un equipo que abruma la rival, en especial por la genialidades de sus hombres de ataque: Neymar, Oscar, Hulk y Fred.

Tras ganar la Copa Confederaciones el año anterior, este Brasil defraudará a sus hinchas si no llega a la final de su segunda copa del Mundo, el próximo 13 de julio en el estadio Maracaná.

Pero al frente tendrá a Croacia, un equipo empeñado en amargar el estreno del anfitrión y a sus seguidores. Los balcánicos pretender evocar el fantasma del Maracanazo, aquel 16 de julio de 1950 cuando ante 173.850 espectadores, Brasil cayó 1-2 ante Uruguay y perdió su primer Mundial en casa.

Con mucho toque, los pupilos de Niko Kovac buscarán utilizar el “jogo bonito”, aquel futbol-arte que fue emblema de Brasil, pero que hoy está lejos del libreto que utiliza Luiz Felipe Scolari.

Para ello, los europeos tienen los hombres. Ahí están Luka Modric (Real Madrid), Ivan Rakitic (Sevilla) e Ivan Perisic (Wolfsburgo).

Croacia, que se entrena a puerta cerrada en Praia do Forte, en Bahía, no ha dado pista alguna de cómo enfrentará el debut ni el once titular que parará ante Brasil.

Lo que sí se sabe es que presenta una baja de última hora: el volante Ivan Mocinic salió por lesión este miércoles y su lugar será ocupado por Milan Badelj.

Desde mucho antes del juego inaugural se sabía que Mario Mandzukic, delantero del Bayern de Múnich, no podrá jugar porque fue expulsado en el último partido de la repesca que le dio el boleto a los balcánicos. Esta es la baja más sensible en el plantel europeo.

Ante ello, el técnico Kovac podría utilizar al veterano de 34 años, Ivica Olic, artillero del Wolfsburgo, uno de los pocos integrantes que aún sobreviven el plantel que jugó en el Mundial de 2006 en Alemania.

Danijel Pranjic (lateral por izquierda) también quedó fuera, pues se lesionó el viernes en el amistoso ante Australia, que cayó 1-0 (Nikica Jelavic, 58’). Su lugar podría ser ocupado por Sime Vrsaljko.

Son solo dos los duelos registrados entre brasileños y craotas. En el 2005 empataron un fogueo y en el Mundial del 2006, la Canarinha se impuso 1-0 con Kovac como jugador.

La inauguración de la cita planetaria se realizará dos horas antes del inicio de este primer duelo.

Probables alineaciones

Brasil: Julio César; Daniel Alves, Thiago Silva, David Luiz, Marcelo; Luiz Gustavo, Paulinho, Oscar; Hulk, Fred y Neymar. D. T.: Luiz Felipe Scolari.

Croacia: Stipe Pletikosa; Darijo Srna, Vedran Corluka, Dejan Lovren, Sime Vrsaljko; Marcelo Brozovic, Ivan Rakitic, Luka Modric, Mateo Kovacic, Ivan Perisic; y Ivica Olic. D. T.: Niko Kovac.

Árbitros: Yuichi Nishimura, central, Toshiyuki Nagi y Toru Sagara, asistentes. Todos de Japón.

Hora: 2 p. m. (5 p. m. en Brasil).

Estadio: Arena Corinthians, de Sao Paulo.

Motivo: Partido inaugural del Mundial Brasil 2014.

Etiquetado como: