Capitán tuvo actuación deslucida en los amistosos ante Colombia y España. La Nacional necesita que su potencial ofensivo aparezca en la Copa Oro

Por: José Pablo Alfaro Rojas 13 junio, 2015
 Bryan Ruiz, presionado por el jugador de La Roja y el Real Madrid, Isco Alarcón, el pasado jueves en el estadio Reino de León.
Bryan Ruiz, presionado por el jugador de La Roja y el Real Madrid, Isco Alarcón, el pasado jueves en el estadio Reino de León.

Redacción

A la Sele le urge que el potencial ofensivo de Bryan Ruiz aparezca en Copa Oro. El capitán participó en el 64% de los goles de la Nacional en los ochos partidos que disputó en la etapa del entrenador Paulo Wanchope.

Bryan es el futbolista más peligroso y efectivo del ataque tricolor, por lo que preocupa la deslucida versión que mostró ante Colombia y España, a tan solo 25 días del debut en el torneo del área, frente a Jamaica.

Ruiz viene de una temporada irregular con el Fulham, en la que solo jugó ocho partidos en lo que va del 2015, no obstante, este factor no le pesó negativamente en el resto de amistosos, pues fue pieza fundamental en el engranaje del timonel nacional.

El volante intervino en nueve de las últimas 14 anotaciones de la Mayor; dio seis asistencias, marcó dos tantos y fue clave en una jugada previa a un gol.

Posicionalmente fue utilizado como mediapunta o recostado por la derecha, sin embargo, en esta última posición casi no logró asociarse con los otros jugadores de ofensiva, sobre todo ante los sudamericanos.

Quizás por eso la Nacional solo disparó una vez en toda la primera parte de ese duelo.

En el discurso posterior al partido, Chope reconoció que al equipo le faltó el protagonismo de sus volantes más talentosos.

“A los jugadores claves, que por lo general son los que dan la seguridad con el balón, no los tuvimos”, explicó el técnico.

El motor. Ruiz es la bujía del ataque de la Mayor. Si llega enchufado y si Joel Campbell, el segundo más peligroso, mantiene el nivel que lució en los últimos dos fogueos, el combinado patrio tiene altas posibilidades de anotar.

Pero si esta sociedad no funciona, la Sele dependerá de alguna individualidad en ataque, como la de Joel ante los españoles.

"Bryan tiene que andar muy bien para que el equipo marche. Es como el motor de la Selección", dijo Carlos Zorro Hernández, excompañero del volante en Alajuelense y la Nacional.

El argumento de Hernández es respaldado por las estadísticas de FIFA, pues en el Mundial realizó 158 pases y fue el segundo jugador que más tocó el balón, solo superado por Celso Borges (161).

Además, tuvo injerencia en tres de las cinco anotaciones ticas en Brasil 2014.

La Selección Nacional no tiene un relevo de garantía para suplir al habilidoso volante.

Chope utilizó a Elías Aguilar, a quien le sentó bien la camiseta patria, pero apenas se está adaptando a la dinámica de la Mayor.

Las otras alternativas son Deyver Vega y Johan Venegas, quienes son jugadores rápidos, pero sin la visión de juego de Ruiz para filtrar pases a gol o distribuir el esférico.