12 noviembre, 2014

La Selección Nacional ya está entera en Uruguay, donde intentará este jueves asaltar el Estadio Centenario, en Montevideo, la capital charrúa.

Los dirigidos por Paulo César Wanchope efectuaron ayer su primer entrenamiento con los 21 futbolistas convocados, en el estadio Luis Franzini, sede del club Defensor Sporting.

Los últimos en integrarse fueron los jugadores Celso Borges, Waylon Francis, Mayron George y Álvaro Saborío.

El asistente técnico Luis Antonio Marín comentó que es provechoso mantener la base de la Tricolor para un encuentro que pinta ser bastante duro, en el cual tendrán que sacar lo mejor de sí mismos para salir con una victoria.

“Es muy importante tener a los jugadores regulares, pues hemos tenido un gran año con este grupo, que es joven y tiene futuro. Vamos incluyendo gente nueva, pero la base es importante para un juego como este, que nos da prestigio y la oportunidad de seguir poniendo el nombre de Costa Rica en alto”, explicó Marín, en declaraciones suministradas por la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol).

Invicto. Por su parte, el defensor Giancarlo González manifestó que la misión será alargar el invicto de 11 juegos que tienen.

“Estoy muy orgulloso de tener la oportunidad de estar con la Selección porque es un partido muy importante. Para nosotros este juego significa cerrar un año que ha sido histórico para el fútbol nacional y queremos terminarlo de la mejor manera”, dijo el zaguero del Palermo de Italia.

A su vez, el lateral izquierdo Francis aseguró que es un buen momento para reunirse con el grupo que logró la gesta en la Copa del Mundo Brasil 2014, donde se alcanzó los cuartos de final.

“La verdad es un partido muy complicado, el ambiente va a ser muy bueno. Es bonito reencontrarme con los compañeros”, añadió el zaguero.

La nacional efectuará esta tarde su segunda sesión de trabajo en el mismo estadio de ayer.