20 agosto, 2016
Gwen Jorgensen se impuso en el triatlón femenino con un tiempo de 1:56:16.
Gwen Jorgensen se impuso en el triatlón femenino con un tiempo de 1:56:16.

La estadounidense Gwen Jorgensen destronó este sábado a la campeona de Londres, la suiza Nicola Spirig, para llevarse el oro en el triatlón de los Juegos de Río de Janeiro 2016.

Jorgensen, de 30 años, venció con un registro de 1:56:16, por delante de Spirig, que esta vez se tuvo que conformar con la plata, y la británica Vicky Holland, que se quedó con el bronce.

La estadounidense ganó el año pasado la serie mundial y logró su objetivo de convertirse en la primera campeona mundial en llevarse una medalla en los Juegos Olímpicos siguientes.

"No podía parar de llorar por alguna razón. Estoy muy feliz después de todo lo que he hecho en estos últimos cuatro años", expresó Jorgensen después de recibir la medalla.

Invicta desde hace dos años y vigente doble campeona del mundo, Jorgensen era la clara favorita el oro. Ganó 17 triatlones consecutivos entre el 26 de abril de 2014 y el 9 de abril de 2016.

Spirig buscaba por su parte revalidar el oro que consiguió en Londres 2012.

"Estoy muy orgullosa, no fue fácil. Me fracturé la mano en marzo (...), no fue fácil volver, tenía obligaciones, soy un modelo, una campeona olímpica, así que la preparación fue dura, pero me entrené muy bien", indicó.

Para poder derrotarla, sus rivales esperaban salir antes del agua y marcar diferencias sobre la bicicleta, ya que la nueva campeona olímpica es imbatible en el último tramo, la carrera a pie, como ya demostró en junio en Leeds (Inglaterra), cuando ganó una prueba con cerca de un minuto de ventaja, pese a bajarse de la bici con un minuto y 45 segundos de retraso.

"Sabía que iban a tratar de frenarme, no quería estar en esa situación de tener que estar recuperando tiempo", explicó la campeona.

Jorgensen salió del agua (tras 1,5 km a nado) a apenas 11 segundos de la española Carolina Routier, la más rápida en la natación aunque se hundió en la bicicleta hasta su abandono.

Las tres atletas que coparon el podio recorrieron los 40 km de bicicleta en el grupo de cabeza e iniciaron juntas los últimos 10 km a pie, a solo tres segundos de la sudafricana Marie Rabie, que comenzaba la prueba al inicio de la carrera.

Y como estaba previsto, Jorgensen marcó las diferencias en ese tramo final, entrando en meta con la suficiente ventaja como para celebrar el oro metros antes de romper la cinta de llegada.

En algunos tramos, se podía ver a los dos líderes conversando.

Spirig contó de qué se trataba: "Hubo un poco de juegos mentales, en la tercera vuelta nadie quería ir al frente y le dije: 'Vamos Gwen', pero ella me dijo: 'Estuve tirando antes', y le dije 'yo ya tengo una medalla, así que básicamente eres tú la que tienes que trabajar'. Juegos mentales, al final ella fue más fuerte y rápida".

Hasta Río 2016, Estados Unidos solo había ganado una medalla en esta especialidad que combina natación, ciclismo y carrera, un bronce en 2004.

La chilena Bárbara Riveros, de 29 años y campeona en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, terminó en el quinto lugar, mejorando su participación en los dos Juegos anteriores: 16ª en Londres 2012 y 25ª en Pekín 2008.

"Uno viene acá para pegar la medalla, pero yo era realista, sabía que las otras chicas eran muy fuertes y muy sólidas. Para mi era poder estar lo más cerca de ellas, luchar hasta el final", señaló la chilena.

La mexicana Claudia Rivas entró en novena posición y se quedó a un puesto de haber obtenido diploma olímpico.