Alajuela es el primer monarca nacional de una disciplina que apunta a crecer

 14 febrero, 2016

Ciudad Colón Carlos Daney Castro, Eladio Rojas y Luis Quirós encontraron un nuevo reto en su vida, lo afrontaron y demostraron, una vez más, que el ser humano no tiene límites cuando se lo propone.

Formaron el equipo de Alajuela y el viernes pasado se proclamaron como los primeros campeones nacionales del voleibol de playa sentado.

Los tres se sobrepusieron tras sufrir amputaciones por enfermedad, accidentes viales o laborales. Sus limitaciones no fueron impedimento para hacer deporte; incluso han integrado la selección nacional de voleibol de sala sentado.

“Es una experiencia muy linda, es algo nuevo y debemos darle gracias a las personas que nos tomaron en cuenta por abrirnos un espacio”, comentó Castro.

En este primer torneo los manudos ganaron la final a Luchadores, dos sets a cero, con parciales de 21-19 y 21-12. Además tomaron parte en el torneo las escuadras de Blassed y Titanes.

“Jugar el voleibol de playa es muy diferente al de salón porque no podemos desplazarnos y además el viento, requiere de mayor esfuerzo físico pero es un reto muy interesante y parte de lo que debemos vencer”, añadió Luis Quirós otro de los campeones.

Carlos Daney recordó que el deporte también les ayuda como rehabilitación a las personas que sufrieron accidentes y que han perdido un miembro.

“Nosotros entrenamos los miércoles y sábados en el gimnasio Víctor Hugo Alfaro en el barrio San José de Alajuela. La idea es formar un equipo femenino, darles oportunidad”, dijo Castro.

“En el voleibol sentado tenemos experiencia, hemos estado en Parapanamericanos y otros eventos internacionales. No descartamos que nos inviten a los Paralímpicos de Río 2016, donde será deporte de exhibición”.

Minor Valenciano, presidente de la Asociación de Voleibol de Playa comentó que es el segundo campeonato organizado que se realiza en Latinoamérica y por eso hay opciones de ser invitados a torneos regionales.

El voleibol de playa sentado lo juegan tres jugadores, todos con alguna amputación en piernas o brazos.

Se juega a 21 puntos, pero cada siete se cambia de lado, en una cancha que mide 8x4 metros.

Este año se jugó solo en horario nocturno, pero para el 2017 a los equipos se les pedirá jugar de día y alguna fecha en la playa, lo cual dificultará el juego por el calor y la humedad de la arena.