Chicago se impuso este martes por 9 a 3 en el juego seis de la serie ante los Indios

Por: Steven Oviedo 1 noviembre, 2016
El campocorto de los Cachorros de Chicago, Addison Russell, conectó un cuadrangular con bases llenas en la tercera entrada. | AFP
El campocorto de los Cachorros de Chicago, Addison Russell, conectó un cuadrangular con bases llenas en la tercera entrada. | AFP

Los Cachorros de Chicago están más vivos que nunca en la Serie Mundial y la pesadilla de 108 años sin ser campeón se puede acabar esta noche.

Con un arranque espectacular, los Cachorros apalearon 9 a 3 a los Indios de Cleveland, en el juego seis de la serie, para empatarla a tres.

Los de Chicago tenían todo en contra en el juego seis ante los Indios, pues jugaban de visitantes en el Progressive Field y no tenían margen de error.

Sabiendo esto, los bateadores de los Cachorros salieron con todo y Kris Bryant conectó un cuadrangular en la primera entrada, que sumado a un hit de Addison Russell cerró el primer episodio con un pesado 3 a 0.

La ofensiva visitante dejó pasar la segunda entrada, pero en la tercera volvió a meter en problemas a un desconocido Josh Tomlin, abridor de los Indios, a tal punto de que le llenaron las bases y Russell silenció el estadio con un cuadrangular al recién ingresado relevista Dan Otero, lo que puso en el marcador un escandaloso e inesperado 7 a 0.

En la cuarta y quinta entrada Jason Kipnis cargó con la ofensiva local y anotó dos carreras, incluido un cuadrangular.

Para ponerle la cereza al pastel, Anthony Rizzo conectó un cuadrangular en la novena.

La gran virtud de los Cachorros es que su abridor, Jake Arrieta, estuvo sobre el montículo por cinco entradas y dos tercios, con más de 100 lanzamientos y sin muchos sobresaltos.

Todo lo contrario sucedió con Tomlin, quien tuvo una noche para el olvido y esa noche le puede haber costado muy caro a una ciudad que aguarda con ansias un cetro de Serie Mundial.

Para las últimas entradas, la única decisión que se le puede cuestionar a Joe Maddon, estratega de los Cachorros, es haber utilizado a Aroldis Chapman, su relevista estrella, pues lo necesitan descansado para este miércoles.

El juego siete de la Serie Mundial se inicia a las 6 p. m. en el Progressive Field de Cleveland y parece ser la mejor manera de ponerle punto final al enfrentamiento entre los dos equipos que más años han sufrido en el beisbol de las Grandes Ligas.

Los Cachorros tienen 108 años de no ganar, mientras que los Indios llevan 68 esperando.