El primer mensaje del sucesor de Benito Floro es que nadie puede sentirse excluido ni titular, porque todos tienen las mismas oportunidades de jugar

Por: Fanny Tayver Marín 22 agosto
Wílmer López comenzó funciones como entrenador en Alajuelense.
Wílmer López comenzó funciones como entrenador en Alajuelense.

Turrúcares, Alajuela

Desde que se retiró como jugador, el gran sueño de Wílmer López siempre fue convertirse en el entrenador de su equipo.

Su era inicia exactamente un año después de que lo nombraron técnico interino de la Liga.

Pero esta vez, hizo un sacrificio, al tener que postergar una operación de cadera que le urge, porque desde hace tiempos tiene que lidiar con fuertes dolores y molestias.

Ese era el gran secreto del Pato, el que no quería que se supiera, porque no sabía cómo iba a reaccionar la gente.

Sin embargo, el presidente de la Liga, Fernando Ocampo fue quien dio a conocer lo que el nuevo técnico de los rojinegros se tenía muy guardado.

Esa es la razón por la que en los últimos partidos de estrellas legendarias o en el juego de homenaje a su hoy asistente, Jozef Miso, el Pato no jugaba.

Ya lo habían convencido de que lo mejor era que se operara, pero desde que Ocampo se reunió con él este lunes a las 3 p. m., esa cirugía se aplazó.

Wílmer López se ponía de acuerdo con Mauricio Montero y Jozef Miso para dirigir la primera práctica.
Wílmer López se ponía de acuerdo con Mauricio Montero y Jozef Miso para dirigir la primera práctica.

"A las 3 p.m. fuimos a hablar con Wílmer para ofrecerle el equipo y ahí donde lo ven lo teníamos a punto para hacerle un trasplante de cadera y por eso lo ven renqueando, ha aceptado que lo pospongamos un poquito, siempre hay que operarlo porque hay que cambiarle una cadera", reveló el jerarca.

Y agregó: "La otra está a punto, pero él por ese compromiso con Liga Deportiva Alajuelense pospone esa operación que le estábamos gestionando para asumir un reto que se merece".

Después de esas palabras del presidente, López habló por primera vez públicamente de esa lesión que tiene desde hace años y que con el paso del tiempo se agrava.

"El aficionado sabe que uno es liguista de corazón y que por la Liga si la vida hay que darla, la da, de eso no cabe ninguna duda; he tenido algunos problemillas en la cadera, pero primero está la institución", afirmó.

Contó que se encontraba en proceso de agilizar la operación lo más rápido posible, "pero si hay que seguir arrastrando la molestia, un poquito los dolores que se sienten, habrá que arrastrarlos".

"En eso no hay ningún problema, lo importante en estos momentos es buscar que la institución camine bien, que nos vaya bien en el camino que viene y buscar el campeonato".

La alegría volvió a los entrenamientos de Alajuelense.
La alegría volvió a los entrenamientos de Alajuelense.

López relató que se trata de un desgaste de cadera.

"La molestia ha sido bastante en los últimos meses, pero no es nada que no se pueda sostener como tal por un tiempo más".

Admitió que se sorprendió cuando el presidente destapó su secreto, pero en parte, le quitó un peso de encima.

"Eso era algo muy interno, casi era a nivel de la institución nada más, me llama la atención que el presidente lo haya expuesto de esa forma, pero ahí está la molestia, no es ningún impedimento para trabajar ni para realizar buenas cosas dentro de la institución".

Además, afirma que se siente muy tranquilo porque sabe que tiene en quién respaldarse en caso de que su salud se complique.

"Yo estoy tranquilo, porque yo sé que si hubiera alguna situación equis, están Miso y Mauricio y yo sé que ellos sacan la situación adelante, si fuera el caso de que uno en algún momento tuviera, no que hacerse a un lado, sino bajar la intensidad del trabajo".

La era de Wílmer López al frente de Alajuelense comenzó oficialmente este martes.

Los jugadores estaban citados para llegar al estadio Alejandro Morera Soto entre 6 a. m. y 6:30 a. m.; porque a esa hora los esperaban Fernando Ocampo y su nuevo cuerpo técnico.

Sin los lesionados Jonathan McDonald, Cristopher Meneses y Harry Rojas, el equipo llegó al Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares a las 8 a. m.

El primero en bajarse del autobús fue Wílmer López.

Los jugadores se reunieron el centro de la cancha híbrida.

Se abrazaron, hicieron una oración y comenzaron un entrenamiento muy distinto, en el que se notan la alegría y las prácticas.

El rostro de los jugadores refleja la misma ilusión del Pato, de Mauricio Montero y de Jozef Miso, quienes confesaron que ni siquiera pudieron dormir, esperando este día.

López no tenía un discurso elaborado, pero sí sabía muy bien cuál era el mensaje que le quería dar a sus hombres.

"Les dije que la posibilidad de ser titular está para todos, ya depende de cada uno de ellos ganarse el puesto, demostrar que tienen la actitud para ser tomados en cuenta. Nadie puede darse por excluido y nadie puede darse por titular, aquí la posibilidad de jugar se abre de par en par para todos", expresó el técnico.

Aunque ya una vez dirigió a la Liga, fue de forma interina y él considera que su verdadero debut en el banquillo será este domingo, a las 11 a. m., en el clásico contra Saprissa.

"Esperamos arrancar bien, una buena semana y comenzamos con la motivación de los jugadores por el rival que vamos a tener el fin de semana, que nos enfrentamos al Saprissa. Entonces solo el hecho de ver al rival genera todo lo que se necesita", citó.

Y el Pato espera contar con el respaldo de su gente, de esa que lo ve como un ídolo y para quienes se convirtió en un caudillo desde que lo nombraron técnico.

"Yo siento que el aficionado nos va a acuerpar, nos va aplaudir dándonos su voto de apoyo, no solo a mí, que sea a todo el equipo, a toda la institución, porque aquí somos todos y esto va a ser de todos", finalizó López.

El equipo calentó durante una hora; luego empezaron los trabajos específicos con balón.

Posteriormente, el equipo se dividió en puestos, de modo que Mauricio Montero entrena la defensa, mientras que Miso y López se encargan de los volantes y los delanteros practicando movimientos ofensivos.

Los entrenamientos de Alajuelense vuelven a ser largos y con cuidado por los detalles en cada línea.