21 octubre

Heredia. Wílmer Pato López recurrió a un planteamiento que no había usado hasta ahora, y le daba resultado, pero tres torpezas de sus jugadores le echaron todo a perder.

Luis Sequeira ante la marca de Rándall Azofeifa. | JOHN DURÁN
Luis Sequeira ante la marca de Rándall Azofeifa. | JOHN DURÁN

Primero fue Jonathan McDonald, quien vio dos tarjetas amarillas seguidas por reclamarle al árbitro Henry Bejarano, apenas en el 45’.

Una vez reanudado el encuentro, después del descanso, Luis Sequeira cometió una falta de penal infantil para la paridad florense.

El colmo llegó en el cuarto minuto de reposición. Kenner Gutiérrez devolvió un balón inofensivo al área, y cedió un tiro de esquina, del que nació el 3-2 florense.

Patrick Pemberton, figura manuda en el compromiso, se mostró dolido por los fallos garrafales de sus compañeros.

“Estamos muy dolidos, hicimos un buen partido, pero nuevamente las desconcentraciones dieron al traste con todo lo hecho. Lo que queda es ver lo bueno que se hizo y aplicarlo el martes (ante Guadalupe en el Morera, a las 8 p. m.)”.

El arquero resaltó que tuvieron una mejor cara comparada a la del sábado, cuando cayeron contra Carmelita 1-3 en el reducto erizo.

“Dijimos que teníamos que cambiar, mostramos una cara muy diferente de jugar, fuimos al frente, tuvimos opciones de goles a pesar de estar con un hombre menos. Debemos levantar cabeza y pensar en el juego del martes”, agregó el cancerbero.

Por su parte, el volante Luis Sequeira destacó que el equipo mantuvo la actitud pese a la expulsión.

"Siento que la roja a McDonald fue determinante porque en el segunto tiempo se nos vinieron más encima. Un partido como el de hoy duele más la derrota, porque siento que el equipo no lo merecía, pero este martes es una final y hay que salir de este bache. Hay que salir partido a partido", externó.

Con esta derrota, Alajuelense llegó a 11 encuentros consecutivos sin derrotar a los florenses. La anterior marca era de nueve entre 2002 y 2004, según datos del periodista Luis Quirós.